Obligan en Brasil a transparentar gastos del Mundial y Juegos Olímpicos

martes, 15 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F., 15 de diciembre (apro).- Un decreto que reglamenta la divulgación de las acciones del gobierno de Brasil obligará a los organizadores del Mundial de futbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, a dar cuenta detalladamente de todos los gastos que para ambos eventos deportivos se hagan en el Portal de la Transparencia, una página de internet a la que cualquier persona tendrá acceso.
           A través de ese Portal de la Transparencia, el gobierno del presidente Lula Da Silva, informa a los ciudadanos acerca de los gastos y obras que realiza. Bajo el mismo esquema se dará cuenta de las inversiones, proyectos y desembolsos que, del dinero público, se hará para que Brasil y, en el caso de los Juegos Olímpicos la ciudad de Río de Janeiro, lleven a cabo las dos competencias deportivas más importantes del mundo.
          De acuerdo con el decreto, el Portal de la Transparencia tendrá a partir de este miércoles dos secciones denominadas Copa 2014 y Olímpicos 2016.  Los datos serán actualizados permanentemente por la Contraloría General de la Unión, el organismo que fiscaliza las cuentas públicas.
          “Todos los organismos y entidades que administren recursos y bienes públicos, inclusive mediante patrocinio, incentivos fiscales, subsidios, subvenciones y créditos, estarán obligados a enviar sus respectivas informaciones a la Contraloría”, informó la oficina de la Presidencia en un comunicado.
           Entre las informaciones que serán incluidas en el portal figuran la programación de las acciones gubernamentales, la fuente de los recursos, los órganos ejecutores, los cronogramas de obras, las licitaciones, los convenios y los préstamos de bancos públicos.
          Hace dos meses, la alcaldía de Río de Janeiro implementó una medida casi idéntica para divulgar en internet todos sus gastos destinados a organizar los Juegos Olímpicos. El portal Transparencia Olímpica da cuenta desde entonces de toda la información con respecto de inversiones, desembolsos y al cronograma de las obras.  
         La intención de ambas iniciativas es ofrecer transparencia y permitir que los ciudadanos puedan fiscalizar los proyectos para evitar los problemas que surgieron con las obras para los Juegos Panamericanos de 2007 en Río de Janeiro, cuyas cuentas aún son examinadas por diferentes tribunales.
           Una auditoría realizada por el Tribunal de Cuentas de la Unión reveló indicios de irregularidades en algunos de los contratos firmados por la alcaldía de Río de Janeiro y por el Ministerio de Deportes para los Panamericanos, cuyo presupuesto inicial para organizarlos era de unos 230 millones de dólares y terminaron costando casi nueve veces más.
           Para la construcción del estadio olímpico se pagaron 210 millones de dólares, aunque estaba presupuestada en 40 millones de dólares.  
           Un tribunal, responsable de otro proceso, ya condenó a funcionarios del Ministerio de Deportes a devolver cerca de 2.7 millones de reales (alrededor de 1.5 millones de dólares) por irregularidades en un contrato.

Comentarios