El pelotero Mark McGwire acepta consumo de esteroides

lunes, 11 de enero de 2010

MEXICO, D.F., 11 de enero (apro).- El exestrella de las Grandes Ligas, Mark McGwire, reconoció que consumió esteroides durante alrededor de 10 años, incluyendo la temporada de 1998 cuando rompió el récord de jonrones que le pertenecía a Roger Maris.

McGwire envió hoy una declaración por escrito a la agencia de noticias The Associated Press (AP) en la que, además, ofreció disculpas por sus acciones.

“Nunca supe cuándo, pero siempre supe que este día vendría. Me llegó la hora de hablar sobre el pasado y confirmar lo que la gente sospechaba. Fue tonto y un error. Me disculpo de verdad. Al poner las cosas en perspectiva, hubiese deseado nunca haber jugado en la era de los esteroides. Hubiese deseado nunca haber consumido esteroides”, escribió el expelotero.

Una fuente próxima a McGwire -que pidió no ser identificada- indicó que el beisbolista retirado en 2001 no incluyó en su declaración que también empleó la hormona del crecimiento humano (HGH por sus siglas en inglés).

En febrero de 2009, el tercera base de los Yanquis de Nueva York, Alex Rodríguez, también reconoció el uso de sustancias prohibidas.

Otros peloteros que se han visto involucrados en el escándalo -pero que han negado el consumo intencional- son Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa y Rafael Palmeiro.

Clemens, Sosa, Palmeiro y el propio McGwire, se presentaron ante el Congreso de los Estados Unidos en 2005 donde dijeron que nunca habían utilizado ninguna sustancia para mejorar su rendimiento.

La inesperada declaración de Mark McGwire llega después de que hace unos días se dio a conocer que el toletero aceptó un empleo como coach de bateo de los Cardenales de San Luis, su último club en las Grandes Ligas.

Tony La Russa, quien fue manager de McGwire en los Atléticos de Oakland (donde jugó entre 1986 y 1997) y también con San Luis, ha sido uno de los principales defensores del jugador y después del anuncio de la contratación dijo que regresar al béisbol le permitirá recuperar su buena imagen.

Comentarios