Componendas en la Conade

miércoles, 20 de enero de 2010
MEXICO, D.F., 20 de enero (Proceso).- El exvelocista Alejandro Cárdenas fue presentado hace seis meses por el titular de la Conade, Bernardo de la Garza, como coordinador del fideicomiso de becas CIMA. Sin embargo, el propio De la Garza dice ahora que no es empleado de esa comisión, pero lo será pronto. Mientras tanto, se le han pagado 300 mil pesos del dinero que dona la Fundación Alfredo Harp Helú. Por otro lado, el puesto de director de Alto Rendimiento de la Conade está ocupado oficialmente por la diseñadora gráfica Blanca Cecilia Beristain Llanes, quien es hermana de Claudia Beristain, exentrenadora del director de la Conade. Aunque desde hace más de seis meses el exvelocista Alejandro Cárdenas ha trabajado en y para la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), el director de este organismo, Bernardo de la Garza, niega que sea funcionario público y lo ubica como un “comisionado” cuyo sueldo se paga con recursos provenientes de la Fundación Alfredo Harp Helú. Entrevistado por este semanario el miércoles 13, De la Garza se refirió a la condición laboral de Cárdenas. –¿Cuál es el cargo de Alejandro Cárdenas? –se le pregunta. –Ahorita está en la preparación y diseño del nuevo fideicomiso. Una vez que quede establecido tendrá un cargo dentro de éste. Afortunadamente hemos tenido gente que nos ha auxiliado en el apoyo para la parte económica de Alejandro Cárdenas, que no ha emanado de esta comisión. –¿Es funcionario de la Conade? –No. Está comisionado aquí por parte de la Fundación Harp. –¿Por qué si no es funcionario desempeña labores como si lo fuera? –Un entrenador que estuviera apoyado por una fundación y tiene atletas que son seleccionados nacionales también tendría contacto con la gente de la comisión aunque no fuera empleado. –¿No tiene cargo pero sí trabaja para la Conade? –No, no trabaja para la Conade. Coadyuva en las tareas y en los objetivos que tenemos. Es una gente valiosa, y qué bueno que con las fundaciones podamos emprender proyectos conjuntos. El 1 de julio de 2009, De la Garza anunció tres cambios: Alejandro Cárdenas sería responsable de coordinar el fideicomiso de becas CIMA (Compromiso Integral de México con sus Atletas); Manuel Youshimatz, quien fungía como encargado del despacho de la Subdirección General de Calidad para el Deporte fue ratificado como titular en ese cargo tras la salida de Jorge Camacho, en tanto que Blanca Beristain se convirtió en la directora de Alto Rendimiento. A partir de esa fecha, Cárdenas ha atendido las necesidades de los atletas y entrenadores becados. También se ha reunido, en representación de la Conade, con patrocinadores potenciales para gestionar que se integren al nuevo fideicomiso –que reemplazará a CIMA y en breve será presentado–, cuyos recursos serán aportados por la iniciativa privada en lugar del gobierno federal. Pero el trabajo de enlace y atención a los deportistas de alto rendimiento que de facto realiza Alejandro Cárdenas, se supone que es la función para la cual Carlos Hermosillo contrató al exmarchista Carlos Mercenario, quien desde enero de 2009 ocupa una plaza de honorarios en la Conade de 25 mil pesos mensuales. “La función que voy a desempeñar directamente es como coordinador de los deportistas de élite o de alto rendimiento, sobre todo los que están en CIMA. Voy a estar muy al pendiente de ver que tengan todas sus necesidades cubiertas y tratar de allanarles lo más posible el camino para que logren sus objetivos, y que el compromiso que adquirimos se cumpla de la mejor manera posible, y más con este gran reto que se presenta, en el que el compromiso es ganar 12 medallas en Londres”, declaró Mercenario a la prensa al término de la presentación de la Estrategia Nacional en Materia de Cultura Física y Deporte que dio a conocer el presidente Felipe Calderón el 23 de enero del año pasado en Los Pinos. Cárdenas también participa en las reuniones del Comité Técnico de CIMA en el que se definen las altas y bajas de deportistas y se ajustan los montos de las becas, de acuerdo con sus resultados. También se le pide su opinión para la toma de decisiones en el área del alto rendimiento. Ofrece entrevistas y declaraciones a los medios de comunicación y  tiene una oficina en las instalaciones de la Conade –la misma que Manuel Youshimatz ocupó cuando en tiempos de Carlos Hermosillo se desempeñó como director de Alto Rendimiento–. En ese despacho cuenta con un par de personas de la Subdirección General de Calidad para el Deporte que lo asisten cuando lo necesita, así como la extensión telefónica 2801. Sin embargo, no aparece en el organigrama de la dependencia gubernamental porque “no trabaja ahí”. Aunque no es empleado de la Conade, en agosto pasado en calidad de director de CIMA, Cárdenas anunció que, durante la reunión que tendrían el día 28 de ese mes los comités técnico y deportivo del fideicomiso, se definiría la modificación de la beca de Guillermo Pérez, quien quedó fuera del Campeonato Mundial de Taekwondo. En defensa del atleta, Cárdenas solicitó que no se le diera de baja del programa de becas. “Vamos a tener una evaluación por parte del comité, porque es muy difícil el apoyo para un deportista sólo de un año a otro. Desde que pasó esto estoy dándole vueltas porque su prueba fundamental era el campeonato mundial y no está cumpliendo, pero es nuestro campeón olímpico. Esto tiene que ser consensuado y hasta el 28 se decidirá. Hay que hacer el análisis. Debemos proteger a nuestros campeones y creo que de ser ratificado, no creo que haya algún problema; se va a reducir probablemente la beca, pero que no pierda el apoyo”, planteó. Las funciones que sin ostentar un nombramiento oficial, es decir, que de facto realiza Cárdenas, han sido remuneradas tomando recursos de las aportaciones que la Fundación Alfredo Harp Helú le entrega a ese organismo gubernamental para solventar los gastos de distintos programas del deporte de alto rendimiento. De los 3 millones 470 mil pesos que la Fundación Alfredo Harp Helú le dio a la Conade durante 2009, 300 mil se destinaron para cubrir el sueldo del sonorense. No serán 12 medallas Desde 2005, la fundación que lleva el nombre del también presidente del Consejo de Administración de Banamex apoya con recursos económicos al deporte mexicano. Lo hace mediante el esquema de donativos a cambio de recibos deducibles de impuestos que entregan las dependencias gubernamentales beneficiadas. Cuando Jorge Camacho dejó de ser subdirector de Calidad para el Deporte, el entonces director de la Conade, Carlos Hermosillo, nombró como encargado del despacho al exciclista Manuel Youshimatz. Tras la salida del exfutbolista y la llegada de De la Garza, en abril de 2009, comenzaron los rumores de que el próximo titular de dicha subdirección sería Alejandro Cárdenas, quien estaba trabajando como subdirector de Alto Rendimiento en el Instituto Veracruzano del Deporte (IVD). A los pocos días, Cárdenas renunció al IVD y se presentó en la Conade. Cuando se esperaba el anuncio de la salida de Youshimatz y la designación de Cárdenas, de manera sorpresiva el primero fue ratificado en el cargo y el segundo presentado como coordinador del Fideicomiso CIMA, quien también se encargaría de atender a los atletas de alto rendimiento. De hecho, la Conade informó en su página oficial en internet que el exvelocista “dio a conocer su programa de trabajo al director general de la Conade”, y que De la Garza y Youshimatz “le dieron la bienvenida”. Quien fuera medallista mundial en la prueba de los 400 metros en Sevilla 99, se dio tiempo para ofrecer su primera entrevista a los medios de comunicación y hablar acerca de sus objetivos. “Cuando era deportista mi mayor anhelo era representar a mi país dignamente, y ahora que estoy en la institución más prestigiada del deporte quiero lo mismo y trabajaré para que todos los atletas y entrenadores tengan todas sus necesidades cubiertas”, aseveró. Al preguntársele si México podría ganar las 12 medallas olímpicas que prometió Hermosillo en el Plan Nacional del Deporte 2008-2012, que con dos años de retraso presentó al presidente Felipe Calderón, Cárdenas respondió que no. Una semanas antes, De la Garza había dado la misma respuesta. “Mejoría no quiere decir 12 medallas; mejoría quiere decir mejorar los resultados en Beijing. Para mí eso significa mejorar más posiciones en la final porque a través de más finales puedes lograr una medalla. Pueden estar seguros de que nos vamos a morir en la raya para sacar los mejores resultados. Tenemos que luchar por mandar a los Juegos Centroamericanos y a los Panamericanos –que es el objetivo a corto plazo– equipo completo”, aseguró el sonorense, quien en 1999 se convirtió en el primer atleta del fideicomiso CIMA, cuando Ivar Sisniega se encontraba al frente de la Conade. También habló de la transformación de CIMA y de la atención a los atletas juveniles. “Tenemos que dar el paso al extranjero, conformar las selecciones, tener a muchas de ellas en Europa y de ahí salir a competir; lo importante es trabajar como equipo y buscar buenos resultados. Tu compromiso es trabajar, entrenar, tener esa disciplina, esa garra y ese coraje por representar a México. Nosotros te vamos a ir dando las herramientas”, arengó. Sin experiencia Antes de que De la Garza invitara a Cárdenas a su equipo de trabajo y de que fuera subdirector de Alto Rendimiento en el IVD, el exatleta había trabajado entre 2004 y 2006 como director de la Comisión Municipal del Deporte (Comude), en el ayuntamiento de Boca del Río, Veracruz. De acuerdo con su currículum, que aún aparece en la página en internet del gobierno de esta entidad, esa es toda su experiencia laboral. En el organigrama de la Conade se indica que de la Subdirección General de Calidad para el Deporte dependen, entre otras áreas, la Dirección de Alto Rendimiento y la Dirección de Operación Fiduciaria y Mercadotécnica. La primera, cuya titular es Blanca Cecilia Beristain Llanes, se encarga de la atención a los atletas de élite y, la segunda, que dirige Alejandro Ballesteros Clemente, de la administración de los fideicomisos como CIMA y el Fondo Nacional del Deporte (Fonade). Curiosamente, la directora de Alto Rendimiento es hermana de Claudia Beristain Llanes, quien era la entrenadora de Bernardo de la Garza cuando éste practicaba la disciplina de triatlón. Según su declaración patrimonial disponible en el Registro de Servidores Públicos, Blanca Cecilia Beristain Llanes, de 45 años, es maestra en administración de empresas graduada en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Su experiencia laboral se limita al sector privado en las áreas de diseño y diseño gráfico: de 1988 a 1992 trabajó en la empresa Diseñadores Industriales y Asociados; de 1992 a 1994 en una empresa propia cuyo nombre no proporcionó, y de 1994 a 2000 en la compañía Diseño Industrial y Gráfico Signi. Aunque su cargo, de acuerdo con el directorio disponible en la página en internet de la Conade, corresponde a una dirección (categoría MA2), en su declaración patrimonial la funcionaria plasmó que el nombre del puesto que ocupa como servidora pública es el de “coordinador” (categoría NA2), y que sus funciones principales son “manejo de recursos humanos y la coordinación de actividades administrativas”. Su salario mensual neto es de 23 mil 96 pesos. En el Portal de Obligaciones de Transparencia del gobierno federal, Beristain aparece como coordinador ejecutivo y devenga 23 mil 137 pesos. Inexplicablemente, el director de Operación Fiduciaria y Mercadotécnica, Alejandro Ballesteros Clemente –contador público de 34 años egresado del Instituto Politécnico Nacional–, escribió en su declaración patrimonial que ocupa el puesto de “subdirector” (categoría NA1) y que gana 20 mil 476 pesos mensuales desde que en mayo de 2008 comenzó a trabajar en la Conade. Sin embargo, en el Portal de Obligaciones de Transparencia del gobierno federal está consignado que su sueldo es de 37 mil 239 pesos correspondiente a la categoría MA1. Este reportaje se publicó en la edición 1733 de la revista Proceso que empezó a circular el sábado 16 de enero.

Comentarios