Veinte mil personas en el entrenamiento del Tri

martes, 12 de octubre de 2010

Ciudad Juárez.- El tan anunciado entrenamiento abierto al público que la Selección nacional tenía programado en esta ciudad “como labor social” se
prolongó apenas durante 50 minutos en los que los jugadores calentaron y realizaron tiros a gol, en uno de ellos, Andrés Guardado se lesionó el muslo izquierdo.

A la práctica del equipo tricolor en el Estadio Olímpico, casa de los Indios de Ciudad Juárez, acudieron alrededor de 20 mil personas quienes hicieron largas filas
para poder ingresar, los últimos en entrar, que fueron acomodados en la cabecera norte, solo vieron los 10 minutos finales.

Cuando el entrenamiento llevaba alrededor de 20 minutos, Andrés Guardado intentó tirar un centro por la banda izquierda y sintió el dolor. Se recostó en el campo durante unos momentos y aunque después salió por su propio pie se retiró del campo con una bolsa de hielo en la parte posterior del muslo izquierdo.

El entrenamiento estuvo ambientado con música de Juan Gabriel con canciones como “El Noa, Noa”, “La Frontera” y “Arriba Juárez” y el animador no cesó
de repetir que aún hay boletos disponibles para el amistoso entre México y Venezuela.

A pesar de que el entrenamiento estuvo custodiado por elementos de la policía estatal (Cipol), algunos de ellos fueron abucheados por los aficionados cuando
recorrían la pista de atletismo. Después, algunos fanáticos burlaron la seguridad y saltaron al terreno de juego. Durante el entrenamiento, dos jóvenes llegaron a la cancha e incluso abrazaron a Giovani Dos Santos, y se acercaron al portero Guillermo Ochoa.

Al término del entrenamiento, por lo menos otras 20 personares desafiaron a la autoridad y lograron brincar al campo para acercarse a los seleccionados a quienes les pidieron autógrafos. La mayoría corrió sin que la policía pudiera alcanzarlos, pero los cuatro que fueron detenidos, todos jóvenes, estuvieron
sometidos de rodillas a un costado de la cabecera sur hasta que fueron sacados del estadio.

Tras el entrenamiento los asistentes abandonaron el inmueble, pero sólo salieron para esperar la salida de los jugadores. Para poder ver a los seleccionados abordar el autobús, los fanáticos se subieron lo mismo a los techos de los camiones de transmisión de las televisoras nacionales y locales, así como a las defensas de las camionetas de la policía federal.

Durante más de 30 minutos esperaron a que los jugadores salieran. Los vitorearon al verlos y se arremolinaron al paso del camión que tuvo que avanzar lentamente para no atropellar a los aficionados.

En su paso atrabancado, un grupo de personas derribó la motocicleta de un policía de tránsito que provocó el susto de varios de los niños presentes, en tanto que el camión se alejaba con decenas de personas corriendo detrás. En su afán por conseguir ver de cerca a los seleccionados, los fanáticos juarenses
se trasladaron al hotel de concentración donde permanecieron hasta pasadas las 11 de la noche.

El partido ante Venezuela tendrá lugar este martes a las 20.00 horas, tiempo local, y se espera que el presidente Felipe Calderón asista al encuentro que él mismo animó para que se llevara a cabo en la ciudad más peligrosa del mundo.