En el Mundial no hubo indisciplinas, asegura Aguirre

lunes, 4 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de octubre (apro).- Tres meses después de que la Selección nacional fue eliminada por Argentina en el Mundial de Sudáfrica, Javier Aguirre habló por primera vez sobre temas polémicos como la disciplina en el seno del equipo Tricolor, una supuesta lesión del delantero Guillermo Franco y la designación de tres capitanes.

En una entrevista con la cadena estadunidense Univisión, el exseleccionador nacional aseguró que durante la concentración de la Selección para encarar el Mundial nunca se cometió alguna indisciplina, a pesar de que en las redes sociales han sido publicadas una serie de fotografías que fueron tomadas durante las giras de preparación en Estados Unidos y Europa en las que los jugadores aparecen conviviendo con mujeres e ingiriendo bebidas alcohólicas; además de que Cuauhtémoc Blanco apareció en la portada de un diario deportivo fumando.

“Ellos son profesionales de pies a cabeza. Estuve 90 días con ellos y no hubo ninguna indisciplina, te lo aseguro”, aclaró El Vasco.

El entrenador añadió que es común que se organicen fiestas para disfrutar de una cerveza y carne asada porque eso también ayuda a relajar la tensión y a fomentar una mejor relación entre el grupo.  

“Evidentemente, los que jugamos al futbol sabemos que este tipo de cosas (fiestas) forman parte de la integración de un grupo; una cerveza sin el técnico, incluso sin los utileros enfrente, se vale y se necesita. Como técnico, uno fomenta algo así, un asadito o similar, si vas mal; lo fomentas para que los jugadores se digan sus cosas y retomen el camino. Nos tomamos una cervecita y comemos carne asada, y así se han arreglado equipos, y hasta campeonatos”, aseveró.

Aguirre también se refirió a las declaraciones que la semana pasada hizo su exauxiliar, Mario Carrillo, quien  dio a conocer que Guillermo Franco jugó el Mundial lesionado. El Vasco aclaró que de acuerdo con el reporte médico y lo que manifestó el jugador, el delantero se encontraba en buen estado.

“Soy responsable de mis palabras y actos. Sí puedo decir que jamás puse a nadie que no estuviera al cien. En el caso de los jugadores, tenemos un cuerpo médico que nos dice si están o no aptos para jugar. Siempre hubo claridad con el doctor (Radamés) Gaxiola, siempre pusimos jugadores sanos. Si no estaba bien, no jugaba, sin importar si yo quería poner a fulano o perengano.

“El médico y el jugador, que al final es el que dice si algo le duele, son quienes decían si estaban o no. Dependiendo de sus niveles de dolor, hay quien juega con un esguince de segundo grado y otros que por una ampolla piden el cambio; esa es la personalidad de cada jugador”, enfatizó.

El extécnico nacional dijo que Rafael Márquez, Gerardo Torrado y Cuauhtémoc Blanco estuvieron de acuerdo en que los tres portarían el gafete de capitán, por lo que respeta la postura que asumió Márquez en una entrevista la semana pasada cuando confesó que no le gustó vivir esa situación porque sintió que su jerarquía no fue respetada.

“Desde el principio lo sabían. Yo les dije, desde que llegaron, que eran los más representativos en el campo, los de mayor experiencia y que los tres me habían manifestado respeto y solidaridad. No veía, en ese momento, una diferencia entre ellos, y por eso decidí que los tres fueran capitanes. Yo respeto mucho a cada quien, y cada quien es responsable de sus palabras. A los tres se les dijo lo que se pensaba hacer con la capitanía, se les dijo de la alternancia. Lo sostengo, lo que hoy digo en público, en su momento lo dije en privado; éramos cuatro en una sala, y así se acordó”, sentenció.