Defiende El Vasco Aguirre su actuación en Sudáfrica

lunes, 8 de noviembre de 2010

MEXICO, D.F., 8 de noviembre (apro).- Luego de cinco meses de guardar silencio, el extécnico de la Selección nacional, Javier Aguirre, habló de lo sucedido en el Mundial de Sudáfrica, después de la eliminación de México ante Argentina, y, en primer término, defendió su derecho a alinear a ciertos jugadores y a dejar en la banca a otros.
Además, sostuvo que, en el futbol, los resultados son los que mandan, sin importar mucho cómo se juega.
Y sobre la actuación del Tri en la justa mundialista, dijo:
“En el 2006 fuimos el lugar número 15 y bajo ninguna circunstancia se generó tal frustración, ahora fuimos el lugar número 14 y dio la impresión que ni fuimos al Mundial; somos de memoria corta y eso es parte de nuestra chamba, tienes que entender que así es la labor del técnico”.
De igual forma, el estratega lamentó que, a su juicio, los medios de comunicación generaran una atmósfera derrotista de cara al duelo de octavos de final ante Argentina, misma que él tenía la intención de cambiar.
“Eso que hablan de derrota lo instalaron los medios, daba la impresión de ‘otra vez Argentina, lo pudimos haber evitado si le hubiéramos ganado a Uruguay’, yo no quería que se contaminara el equipo, yo estaba incómodo, nos daban por derrotados de antemano.
En entrevista concedida a Televisa Deportes, Aguirre se refirió luego al caso de Adolfo Bautista, a quien sorpresivamente alineó en el partido contra Argentina. Dijo que, aunque “en la lógica de mucha gente estaba no alinearlo”, al final de cuentas "yo hice lo que me indicó mi razonamiento".
            Previo a ese partido de octavos de final, en aquella conferencia de prensa donde escondía el rostro con una gorra, “El Vasco” afirmó que se respiraba un derrotismo anticipado, culpa de "los medios, aunque no todos".
           Explicó: “No quería que se contaminara mi equipo. Yo estaba francamente incómodo. Nos daban por derrotados de antemano. Ibamos de victimas, y mi actitud era exactamente lo contrario".
            Consultado sobre si Guillermo Franco estaba lesionado, Aguirre señaló. “En eso si no voy a evadir mi responsabilidad. Yo decidí que jugara Franco porque no le impedía ese pisotón de un mes antes desempeñar su función al 100%".
            Al referirse a la poca acción que vio Andrés Guardado, Aguirre afirmó: "No era Andrés Guardado y su equipo nacional… Eran 23 jugadores y todos, a mi juicio, tenían las mismas posibilidades de jugar; todos tenían la misma capacidad".
            Aguirre también habló de Javier Chicharito Hernández, con quien dijo haber cenado junto con su familia en Inglaterra. Dijo: “Está en un proceso de elaboración muy bueno. Para el Mundial, yo precisaba de eso; esos minutos, ese vigor, ese darle un giro a algo".
             Sostuvo que su “gran mentor”, Miguel Mejía Barón --quien en el Mundial de Estados Unidos en 1994 también fue cuestionado por guardarse los cambios en el partido ante Bulgaria-- "decía siempre que debes tener algo en la banca, un buen cambio, incluso mejor que el que está ahí dentro".
             Respecto de su auxiliar técnico en el Mundial, Mario Carrillo, quien recientemente declaró que Aguirre no era su amigo, “El Vasco” indicó: "Me pareció que era el mejor auxiliar en ese momento, disponible, perfecto. No tengo ninguna obligación ni necesidad de entrar por entrar en cosas que a mí en lo particular no me competen o no me gustan".
            Por último, Aguirre se refirió a  José Manuel “Chepo” de la Torre, nuevo entrenador del Tri, al que calificó como un "técnico ideal" para el equipo, ya que "tiene todo lo que necesita un técnico nacional".
           Respecto a un futuro regreso a la selección nacional, Aguirre dijo: “Las circunstancias siempre te obligan a hacer cosas, y en este momento tenemos un técnico nacional. Hoy mi única obligación es, si me lo solicita, darle mi punto de vista".