La amargura de Maradona

lunes, 20 de diciembre de 2010

MEXICO, D.F., 20 de diciembre (apro).- Tras ser destituido como técnico de la selección de Argentina, Diego Armando Maradona arremetió contra el presidente de la Asociación del Futbol Argentino (AFA), Julio Grondona, de quien dijo “está loco”, en tanto que del director de Selecciones Nacionales, Carlos Bilardo, afirmó que “es un cagón”.
            En una entrevista publicada en el diario Clarín, que se edita en Buenos Aires, Maradona dijo que a Grondona y a Bilardo les queda poco al frente del futbol argentino, y que cuando se vayan él regresará al banquillo de entrenador.
           “Me dijo que me iba a apoyar, que tenía las puertas siempre abiertas y a la primera de cambio me echó. Y lo peor es que cuando terminamos el partido con Alemania dijo delante de los muchachos que se respetaba a todo el cuerpo técnico, (pero) yo sé que algún día voy a volver”, dijo Maradona acerca de la decisión que tomó Grondona después de que Argentina fue eliminada en cuartos de final del Mundial de Sudáfrica.
          Maradona añadió que el presidente de la AFA “está mal de la cabeza” y por esa razón acude “tres veces por año” a una clínica de salud y rehabilitación.
         Sobre Carlos Bilardo, quien dirigió a Maradona en la selección que ganó el Mundial de México 86 y que perdió la final de Italia 90 con Alemania, el “pelusa” aseguró que “es una estatua porque no suma nada, no lo conoce nadie, no es representativo. Los chicos no lo entienden; los grandes cada vez lo entendemos menos. Tendría que dar un paso al costado”.
           Maradona, de 50 años de edad, ratificó su repudio al actual entrenador del once de Argentina, Sergio Batista, a quien sólo le deseó suerte. “Me parece que por parte de Batista también hubo un cortocircuito muy feo, que no me gustó, pero, bueno, le deseo lo mejor. Ojalá que él pueda hacer de la selección lo que yo no pude hacer, que es ser campeón del mundo”.
           Maradona dejó entrever que está dispuesto a hacer las paces con Juan Román Riquelme, quien renunció a la selección por problemas personales con él y con quien sí se tomaría “un café, a diferencia de con Batista”.
          Maradona también arremetió contra el técnico del Boca Juniors, Julio César Falcioni, quien, dijo, no es el adecuado para el equipo xeineze, y contra el presidente del club, Jorge Amor Ameal.
         “Le deseo lo mejor, pero para mí, no (es el técnico indicado). Jorge Amor Ámela no distingue una pelota de rugby de una de futbol y eligió a Falcioni... ¡Un arquero! Yo le digo a la gente de Boca que algún día me voy a sentar en ese banco”, expresó Maradona, quien se dijo traicionado por el club en el que fue jugador por no haberlo llamado como entrenador.