Los fraudes de Thelma Herrera

sábado, 25 de diciembre de 2010

Las tropelías de la representante de futbolistas Thelma Herrera se van sabiendo y acumulando. Primero fueron los abogados del exjugador del club América Carlos Sánchez quienes se encargaron de revelar sus abusos. Ahora el excementero Emilio Mora reclama casi 1 millón de pesos, presuntamente birlados por su exapoderada legal. Pero Mora no se queda ahí, sino que también ventila las complicidades de Herrera en el seno de la Federación Mexicana de Futbol.

MÉXICO, D.F., 25 de diciembre (Proceso).- Casi 10 años después de que fungió como su representante legal, Thelma Herrera aún le adeuda al exfutbolista Emilio Mora casi 1 millón de pesos que obtuvo mediante préstamos y engaños. El mayor de éstos fue prometerle que recuperaría su carta de jugador para contratarse con el equipo de su elección.

Al exjugador le resulta extraño que a pesar de haberla denunciado ante la Comisión de Conciliación y Controversias de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) por la estafa de la que fue víctima, Herrera todavía tenga acceso a los jugadores para “representarlos”, pues asegura que su único objetivo es timarlos.

“Lo que a mí me hizo es parecido a lo que ocurrió con Carlos (Sánchez, del América) y su familia. No pude hablar con él ni con nadie del club para advertirle que tuviera cuidado porque ella siempre busca a jugadores que están en problemas para sacar provecho de ellos. Conmigo pasó igual; aprovechó que yo estaba peleando mi transferencia de Morelia a Cruz Azul y se me metió. Yo no la conocía, pero se me acercó y me empezó a echar un choro de que defendió a (Adolfo) Ríos, y al final me envolvió. Yo acepté pensando que tal vez era cierto, pero resultó que no. Siempre dice que soy su hijo, que me ayudó, pero no sé en qué”, afirma Mora.

Este semanario publicó que los abogados de Sánchez –en agosto de 2008 sufrió un infarto cerebral que lo dejó fuera de las canchas– señalaron que su cliente fue engañado por Herrera y lo despojó de 1 millón 500 mil pesos. También anunciaron que emprenderán acciones legales “para reclamarle a esta señora todo lo que les fue sacando al jugador y a su familia”. Además, apuntaron que podrían configurarse los delitos de fraude, extorsión, usurpación de profesión, daño moral y daños y perjuicios (Proceso 1779).

Tras conocer el asunto, Mora comenta a este semanario: “Lo que da más coraje no es tanto mi caso, pues ya lo superé, sino lo que le hizo a la familia de Carlos porque esta mujer no puede ser tan lacra para aprovecharse de esa situación. Todo tiene un límite. No sé por qué sigue como si nada. También a Chava Carmona le quedó a deber dinero. Por este medio les pido a los jugadores que no crean en ella.

“No sé si todavía la dejan entrar a la federación. Ignoro qué movimientos o intereses tengan algunas personas de ahí con ella. Me enteré que en Ensenada les robó a algunos con el cuento de que llevaría el futbol de Segunda División, pero sólo fue a quitarles dinero. Así se ha manejado, y qué mal que se siga creyendo que es buena gente y que ayuda”, lamenta el exjugador de Cruz Azul.

Los litigantes señalaron que Herrera le prometió a Sánchez que lo ayudaría para que América le pagara una pensión y atención médica vitalicia. Para lograrlo –le explicó al exfutbolista– tenía que darle dinero a Juan Francisco Rocha Bandala, presidente de la Comisión de Conciliación y Controversias de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut). También le pagaría a un grupo de empleados para que apagaran las cámaras de circuito cerrado de la federación. Sólo así, dijo, podrían sustraer de las instalaciones sus “contratos y expedientes médicos”.

Emilio asegura que en varias ocasiones Herrera le pidió que depositara dinero a su cuenta bancaria porque lo necesitaba para recuperar su carta en la Femexfut:

“Me dijo que el dinero lo repartiría entre la gente de la federación que la estaba ayudando. Yo lo depositaba a nombre de Thelma Herrera Tapia. Me envolvió con el cuento de que recuperaría mi carta y que debía pagarles a esas personas. Así logró quitarme casi 1 millón de pesos.”

Sostiene que aún conserva las fichas de los depósitos que hizo a la cuenta de Herrera. También guarda un documento firmado que comprueba que su representante recogió un cheque por más de 260 mil pesos expedido por el club Cruz Azul y que ella nunca le entregó.

Sólo amenazas

 

El 21 de enero de 2004, el diario deportivo Récord publicó que Mora demandaría a Herrera por haberse quedado con ese cheque. De inmediato, la representante reviró. Le dijo al reportero de Proceso Héctor Huerta que se vería en los tribunales con el jugador y que ahí “demostraría el destino” de esa suma.

Asimismo, anunció que su abogado sería el exfiscal de la PGR Pablo Chapa Bezanilla y que incluso demandaría al periódico por “daño moral”, así como a otros dos exfutbolistas y a un promotor –cuyos nombres se reservó–, “porque han estado filtrando información en los medios”.

También llamó por teléfono al reportero René Tovar para anunciarle que lo demandaría por haber redactado esa nota. Hasta ahora no ha hecho nada.

Los engaños de Herrera no pararon ahí. En otra ocasión, le pidió a Mora 300 mil pesos para “ayudar” al jugador de origen brasileño Julio César Pinheiro, quien tenía un problema. El exjugador de Morelia, Chivas y Veracruz afirma que cuenta con copia del cheque de Banamex por ese monto.

 “Como creí que no había malicia le di el dinero. Ella me comentó que Pinheiro tenía un problema y que se le iba a pasar el tiempo para resolverlo. Cuando le pregunté a Pinheiro cómo iba todo, me dijo que no sabía de qué le hablaba. Todo era mentira”, apunta el exdelantero.

–¿Alguna vez la encaró para decirle que habló con Pinheiro y que él nunca recibió ese dinero?

–Sí, pero se hizo guaje. No me lo devolvió, y me insistió que Pinheiro me lo pagaría. Le dije: ‘Tú me lo pediste para él y tú me lo tienes que pagar’. Fue una de las primeras veces que empezamos a discutir. Después dejé que pasara el tiempo y no le hablé para nada. Cuando me volví a comunicar con ella dijo que yo no podía hacer nada legalmente y que no me reintegraría los 300 mil pesos.

“Me dio coraje cuando vi que estaba como representante de Sánchez porque yo había ido a la federación para decir todo lo que me había hecho.”

–¿Usted se presentó a la Federación Mexicana de Futbol para acusar que Thelma se quedó con su dinero?

–Sí, en cuanto me enteré de todo lo que me hizo. Acudí a la federación para revocar el poder que le di como representante. También les comenté que a pesar de mis acusaciones ella seguía entrando a esas oficinas. Fue inútil, no hicieron nada.

–¿A quién se lo dijo?

–A Rocha Bandala. Fui directo a su oficina. Le dije que esa persona me hizo víctima de un fraude, pero no me dio ninguna respuesta.

A finales de 2003, cuando Mora jugaba en el Veracruz, confirmó sus sospechas de que Herrera lo estaba engañando. El primer hecho que motivó su desconfianza ocurrió en 2001 cuando ella fue a recogerlo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a bordo de un BMW de modelo reciente.

“Me llamaron a la Selección y ella fue por mí al aeropuerto. Llegó en un BMW nuevo y me dijo que se lo había comprado a su hijo. Pensé: ‘¿De dónde sacó el dinero?’ Ahí fue donde empecé a investigar, y sí, al final confirmé que era mentira que iba a recuperar mi carta y lo de la bronca de Pinheiro.”

Hace casi tres meses, Mora hizo un nuevo intento para que Herrera le pague. Consiguió la clave de su radio y le llamó a su Nextel. La representante le comentó que se encontraba “con unas personas muy importantes” y que lo estaban escuchando. Se molestó y no resolvió nada.

“Le comenté que tenía problemas familiares y que necesitaba mi dinero. Creí que se conmovería un poco, pero no logré nada. Alegamos y le pregunté cómo íbamos a arreglarnos. Me respondió que estaba con unas personas muy importantes, que yo la estaba amenazando y que esas personas se molestaron. Le dije que sólo quería mi dinero, pero daba vueltas y vueltas y luego ya no me contestó.”

–¿Le dijo que devolvería el dinero o qué argumentos dio?

–No me da argumentos. Insistí en que ese dinero me pertenecía y que lo quería de regreso. Prometió que hablaría con las personas con quienes reparte el dinero a ver cuánto me podía juntar. Después ya no hablé más con ella porque no me contesta el radio.

“Amor filial”

 

Durante casi dos años que duró su relación con Thelma Herrera, Emilio Mora escuchó las mismas historias que la representante contó a Carlos Sánchez y a su familia: que estudió fuera de México, pero que sí es abogada. También afirma que tiene amigos militares y abogados reconocidos, como “los Zinser”. Presume de sus relaciones en la Procuraduría General de la República y de que demanda a todos los que se meten con ella.

En una entrevista con el reportero Héctor Huerta, en abril de 2003, Herrera confesó que llegó por accidente al futbol cuando en 1997 representó al portero Adolfo Ríos cuando éste salió del Veracruz para irse al Necaxa.

Aunque en múltiples ocasiones Herrera ha señalado que nunca les ha cobrado a los jugadores que representa, en esa entrevista exhibió a Ríos: “Adolfo jamás me pagó, me dijo que me iba a pagar y no lo hizo”, enfatizó.

Sobre Emilio Mora dijo: “Es mi niño adorado. Me ha dado muchos regalos. Sería incapaz de cobrarle, lo quiero como a un hijo. Él no tiene mamá ni papá. A mí me ve como mamá y no le aceptaría un pago. Emilio tiene detalles conmigo, en fechas especiales, igual que Omar Rodríguez, Gandhi Vega, Pinheiro. No se vale que les cobre. Son mis niños. No los veo como clientes, sino como parte de mi familia” (Proceso 1381).

 Y agregó: “Aparte de sus problemas legales, también me consultan para cosas personales. Me tienen mucho cariño y confianza. Mi teléfono no para de sonar. Aunque en la federación quisieran echarme para afuera, yo voy a seguir en el futbol hasta que Dios me lo permita. Con los poderes (notariales) de mis niños, voy a seguir revisando sus contratos, sus cosas, aunque no me quieran”.

–¿Ha tenido problemas con la Comisión de Controversias? –le preguntó Huerta.

–No. Si dejo de ir unos días me dicen que ya me extrañan. Como yo no desayuno, por ahí del mediodía llego a la federación con mis pastelitos para que me inviten un café. Así soy. No tengo que presentarme con otra cara. Soy como soy. Por las buenas, soy alegre. Pero por las malas soy tremenda.

Después de que este semanario publicó el texto Historia de una extorsión, en el que los abogados de Carlos Sánchez, Rogelio Ruiz Irigoyen, Guillermo González Bravo y Sara Cabrera refieren cómo engañó Herrera al americanista, la representante se comunicó con esta reportera para solicitar su derecho de réplica. Se comprometió a presentar los documentos que comprueban cómo se gastó el dinero que recibió y a demostrar que son falsos los argumentos presentados por los litigantes.

A pesar de que la cita se acordó para la tarde del martes 7, Thelma no se presentó. No contestó las llamadas de esta reportera y tampoco volvió a comunicarse.

Tampoco Rocha Bandala quiso atender la solicitud de entrevista para fijar su posición en torno a los señalamientos de que Herrera ha solicitado dinero en su nombre.