Ambientalistas piden a la Semarnat cancelar las obras de la Villa Panamericana

miércoles, 10 de marzo de 2010

GUADALAJARA, Jal., 10 de marzo (apro).- El Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable exigió al titular de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Elvira Quezada, la cancelación de las obras de la Villa Panamericana en el predio El Bajío, en Zapopan, cuyo proyecto, dijo, está plagado de irregularidades y destruirá una zona de recarga de mantos acuíferos, que abastecen a la zona metropolitana.
    En conferencia de prensa, la coordinadora del Consejo Consultivo, Raquel Gutiérrez Nájera dijo que la zona donde pretende construirse la Villa Panamericana pertenece a la cuenca Tesistán-Atemajac, que dota de agua a 138 pozos de la zona metropolitana.
         Añadió que esa obra impedirá que el acuífero se alimente de agua de las lluvias, por lo que “el bosque y la ciudad se quedarían paulatinamente sin agua”.
    “Por ello, esa zona es protegida, además de que sufre deslizamientos de suelo. Sin embargo, eso no importa al gobierno del estado, que está coludido con Mario Vázquez Raña. Por eso agachan la cabeza ante este proyecto depredador”, señaló.
    Además, los ambientalistas señalaron que el proyecto no cuenta con el estudio de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). “Ese documento nunca se otorgó y así no puede construir la obra. Por eso exigiremos a Elvira Quezada en este oficio que hoy enviamos que nos reciba para exigir la cancelación de la obra”.
    Los ambientalistas acusaron de esas irregularidades al delegado de la Semarnat en el estado, José de Jesús Álvarez Carrillo, y a la secretaria estatal del Medio Ambiente, Martha Ruth del Toro Gaytan, por haber “manipulado la ley y autorizar ilegalmente la construcción de la Villa Panamericana”.
        Añadieron: “Se necesitaba un dictamen federal, pues se trata de aguas nacionales. Pero ella dio permisos arbitrariamente, a pesar de que la ley no la faculta para ello”.
    Por su parte, Jaime Eloy Ruiz Barajas, especialista de la Universidad de Guadalajara, explicó que el  Bosque de la Primavera y el de los Colomos, cuentan con declaratorias de protección de carácter federal, que “no pueden ser violadas, mucho menos de manera arbitraria”.
    “Esta zona, además de provisión de agua, de hábitat, de recreación, funciona como regulador climático y nutre al bosque. Por eso hay decretos que la protegen. Sin embargo, se dan esos cambios de suelo sin fundamento ambiental ni legal. Si la obra se realiza, en 10 años desaparecerá el bosque. Es grave que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no intervenga, pues, según la ley, debe velar por la conservación de los acuíferos”, añadió.
    La recomendación, que fue enviada hoy a Elvira Quesada, está firmada por Raquel Gutiérrez Nájera, así como por los consejeros  Jaime Eloy Ruiz Barajas, Rogelia Justo Elías, María del Rayo Calderón, Martha Elena Rocha y María Elena Sánchez Ruiz.
         El único que no firmó fue el secretario Técnico del consejo, Jesús Álvarez Carrillo, quien además es delegado de la Semarnat. “El sí recibe línea del gobierno del estado y de Mario Vázquez Raña”, afirmó Gutiérrez Nájera.
    En el documento, ese consejo pide además que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausure las obras de la Villa Panamericana, que se llevan a cabo en El Bajío del Arenal, y se interponga un juicio de controversia constitucional contra el gobierno del estado, por, afirma, haber violado las atribuciones federales, al autorizar de manera irregular el proyecto, e inicie procedimientos administrativos contra los funcionarios responsables.
    La Villa Panamericana, que albergaría a cerca de 10 mil atletas, iba a construirse inicialmente en el “Parque Morelos”, del centro de Guadalajara, lo que generó el rechazó de la ciudadanía.
         Finalmente la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), que encabeza Mario Vázquez Raña desechó el proyecto en septiembre de 2009, y se designó como nueva sede El Bajío de El Arenal, junto al nuevo estadio de las Chivas.