"Sigo siendo el director jurídico de Cruz Azul", asegura Víctor Garcés

jueves, 25 de marzo de 2010

MÉXICO, D. F., 25 de marzo (apro).- El director jurídico de la cooperativa Cruz Azul, Víctor Garcés, reapareció hoy y desestimó las denuncias que le imputan cooperativistas sobre malos manejos y un presunto desvío de aproximadamente 400 millones de dólares, en perjuicio del club Cruz Azul y de la cementera.
Entrevistado en antes de su participación en el Congreso de la Asociación Latinoamericana del Derecho del Deporte, organizado por la Comisión de la Juventud, del Senado, el directivo y cuñado de Guillermo Álvarez aseguró que dichas acusaciones “carecen de fundamento” y forman parte de una campaña orquestada por sus detractores para quedarse con la dirección general de la Cooperativa.
“Hay muchos cuestionamientos sin fundamentos, hay que aprender a soportarlos. Lamentablemente se convirtió en una guerra de medios, donde gente que pretende la dirección general se ha encargado de hablar”, dijo, con aparente serenidad.
Además, afirmó que sigue siendo el director jurídico y vicepresidente de la cooperativa Cruza Azul, que preside su cuñado Guillermo Billy Álvarez.
“No tengo, en este momento, ninguna notificación que diga lo contrario. Por ahora tenemos que fortalecer internamente a la institución para que se conduzca de la mejor manera”, respondió.
Un grupo de 300 cooperativistas le atribuyen a Garcés Rojo un presunto quebranto millonario a las finanzas de la cooperativa y del club, entre ellos 400 millones de dólares por transferencias de jugadores en los últimos 20 años, de acuerdo al informe publicado por  Proceso (1741).
Por ello, el sábado anterior  la asamblea general extraordinaria de la Cooperativa Cruz Azul decidió la inhabilitación de su director jurídico, aunque apenas el pasado miércoles el director general de la empresa, Guillermo Álvarez Cuevas, desacató la disposición de la máxima autoridad al anunciar a través de un comunicado la habilitación en el cargo de su cuñado incómodo.
Hoy, en medio de la polémica, Garcés --repuesto ya de las dolencias que le impidieron asistir a la asamblea de la cooperativa-- salió al paso de las acusaciones en su contra:
“Estamos ahora en un proceso, vamos a tener una asamblea próxima en julio, donde habrá elecciones por la dirección general (de la cooperativa). Hay muchos cuestionamientos sin fundamentos, hay que aprender a soportarlos. Lamentablemente se convirtió en una guerra de medios, donde gente que pretende la dirección general se ha encargado de hablar”, insistió.
Y entre la tormenta, Garcés aprovechó para enviar a las ciudades cooperativas de Cruz Azul un mensaje de respaldo para el que ha sido su mayor apoyo, su cuñado Guillermo Álvarez, “para que estén tranquilas, ya que deben saber que la empresa está muy bien dirigida por Guillermo Álvarez y espero que tengamos al mismo director por mucho tiempo, porque sus logros y éxitos están a la vista”.
“La empresa esta sólida, está fuerte. Lo único que tenemos que hacer, lamentablemente, es soportar los embates políticos internos por ciertas personas y que al final lo único que logran con sus cuestionamientos es evidenciarse", remachó Garcés.

Comentarios