Cierran filas Tigres; prometen revertir mala racha

viernes, 26 de marzo de 2010

MONTERREY, N.L., 26 de marzo (apro).- El club Tigres se comprometió a “revertir la mala racha” este sábado al enfrentar al Toluca, y ganar en casa, por vez primera, en el presente torneo.
Durante una insólita comparecencia ante la prensa, en la que estuvieron el presidente del club, Santiago Martínez, el director técnico, Daniel Guzmán, y el plantel de jugadores, todos dejaron en claro que el juego del sábado será el del “renacimiento”.
Sin dar un argumento sólido, más que el de la vergüenza que sienten por encontrarse sumidos en cuarto lugar de su grupo, 15 de la tabla general, y penúltimo de la porcentual, con apenas 9 puntos y dos triunfos, los jugadores de Tigres dijeron que a partir de mañana en el estadio universitario, su mala suerte cambiará.
La promesa de un triunfo frente a los Diablos Rojos fue confirmada por medio de un comunicado que difundió el club sobre esta comparecencia ante los medios:
“Todos, los 26 jugadores, cuerpo técnico y directiva, se dirigieron hoy a la afición a través de los medios de comunicación, y el mensaje fue claro: Estamos en deuda y a partir de mañana comenzamos a revertir la mala racha.”
Daniel Guzmán dijo a la afición que siente que la victoria ya se les debe dar, y ofreció “seguir trabajando incansablemente” para intentar ganar el partido que disputarán contra el Toluca. “De lo que estamos seguros, es que nos vamos a entregar en cuerpo y alma, y por consecuencia ya se nos tiene que dar la victoria en casa, que no la hemos podido conseguir, y decirles que nos duele muchísimo a nosotros; no nos vale cuando los resultados son adversos, tenemos familia, tenemos hijos que también, les duele el momento que está atravesando el equipo”, afirmó.
Por su parte, Francisco Kikín Fonseca dijo que esperan ganar “con fe en Dios”.
“Nos sentimos en deuda con nuestra afición. Nosotros, los jugadores, nos sentimos en deuda con la directiva, con nuestro cuerpo técnico que siempre ha confiado en nosotros, nos ha apoyado. Nos duele bastante, sufrimos al igual que toda la afición, que nuestras familias, pero estamos unidos y vivos. Tenemos mucha fe en Dios, en nosotros mismos, en que esto se va a revertir desde mañana”, afirmó el delantero.
El atacante, quien ha tenido una participación irregular en el presente torneo, dijo que el equipo está para buscar títulos: “No dejaremos de luchar, de ir al frente, de dar la cara como estamos ahora y pelear por lo que nuestra afición merece, que es pelear campeonatos. Entonces seguiremos en ese camino y estaremos como jugadores dispuestos a lo que se necesite, a partirnos la cara dentro del campo para conseguir buenos resultados.”
Por su parte, el capitán del equipo, el zaguero argentino Fernando Ortiz, se mostró esperanzado en que la suerte les sonría ante Toluca, décimo lugar de la tabla general.
“Todo el mundo quiere salir de esto, nosotros somos los primeros, junto al cuerpo técnico y la directiva; ojalá que mañana pueda ser el despegue que podamos tener todos y salir adelante”, confió.
Martínez habló de una fiesta y un renacimiento el sábado:
“Estamos convencidos para ganar, para buscar el triunfo mañana y, para que juntos, mañana, esto sea una fiesta, sea un partido de diversión, donde la gente venga a disfrutar y donde volvamos a renacer y nos unamos todos juntos en una victoria.”
El pronunciamiento conjunto ocurre luego de otra semana de tensiones, consecuencia de la reciente goleada de 4-0 que sufrieron el sábado ante Cruz Azul en el estadio de La Máquina.
Tras ese descalabro, los jugadores felinos, decimoquinto de la tabla general y lejos de aspiraciones de liguilla, tuvieron el martes una carne asada en La Cueva, campo de entrenamiento ubicado en Zuazua.
La reunión fue tomada por la prensa local como una muestra de indolencia del equipo frente a los resultados adversos, lo que, aparentemente, derivó en la presentación de todos en esta rueda de prensa conjunta.
La vez anterior que el pleno del equipo se reunió para pronunciarse de manera unánime fue el 19 de septiembre del 2006, tres días después de que, precisamente, el Toluca los goleara 7-0 en el Nemesio Díez. En esa ocasión, los jugadores y el entonces presidente del club, Fernando Urdiales, acordaron que se les retuviera el sueldo a los jugadores como castigo por su mal desempeño.

Comentarios