Aguirre defiende al Bofo; rescata su personalidad

domingo, 16 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de mayo (apro).- El director técnico de la Selección nacional, Javier Aguirre, consideró injustos los abucheos que recibió Adolfo Bautista durante el partido en el que México se midió a Chile porque explicó que el delantero se equivocó en la misma proporción que sus demás compañeros quienes, sin embargo, no fueron maltratados por los aficionados.

El Vasco no sólo defendió al jugador, sino que lo llenó de halagos porque lejos de amedrentarse cuando el público gritaba ¡Fuera Bofo! siguió intentando ayudar al equipo.

“Se equivocó como todo el equipo mexicano se equivoca. Me da la sensación de que la gente fue injusta. Si uno analiza el video, hay compañeros de Bofo que también se equivocaron y los aplaudían. De Adolfo me encantó su personalidad, el cuate
quiso la pelota, tiró a gol en el tiro libre. Hoy sí vale la pena decir que ese tipo de jugadores quiero, comprometidos con una causa más allá del entorno, del buen o mal partido, del resultado”.

Aguirre añadió que, por supuesto, su decisión de mantener a cualquier jugador en el equipo no depende de si le gusta o no a los aficionados o a los medios. “No me fijo en el entorno para tomar mis decisiones. Me fijo en los entrenamientos, en la conducta, hablo con mi gente, no porque lea (en los diarios) si les gusta o no. Mostró una enorme personalidad pidiendo la pelota, cualquiera otro se esconde y dijo la tiro yo; y Vela, perfil zurdo, se la dio. Eso habla de un cuate que tiene compromiso con su gente. Si hoy no fue del agrado no estoy de acuerdo”, destacó.

Sobre el estado de salud de Andrés Guardado, Javier Aguirre dio a conocer que se encuentra en perfectas condiciones, pero que como medida de precaución decidió que no continuara en el juego. “El partido no ameritaba que arriesgara un ápice a Andrés después de esa entrada. Él está bien, a reserva de que el doctor le haga algún examen, que no creo prudente. Nada más fue el susto y el golpe. Después el jugador le pidió disculpas, fue al vestidor. Los chilenos son caballeros”.

Javier Aguirre no estuvo de acuerdo en que el desempeño de México se mida en función del número de goles que ha marcado, ni en que el 1-0 que se consiguió con Chile en la despedida “haya arruinado la fiesta”. Destacó que en los 8 partidos amistosos que México disputó sólo recibió un gol, y que en siete partidos dejó al rival en cero.

“Un 8-0 hubiera sido poca madre, pero no se puede golear 8-0, 2-0 es complicado lo tuvimos, 3-0 es complicado y el portero saca una mano espectacular, ¿qué se hace ante eso?. ¿Te gusta un 4-0 para decir que hubo fiesta antes del Mundial?, pues
sí, pero un 1-0 me parece también que el equipo fue fiel a su estilo, a su forma, y en ese sentido podemos irnos tranquilos. La definición nos sigue faltando, no es normal que Javier (Hernández) sacó al arquero y tira al palo. No es normal que un
portero que está vencido a dos metros haga eso. Hay que afinar eso. Creo que vamos por el mejor camino. No tiene que ver con los momentos ideales del jugador, tiene que ver con empujar la última pelotita.

“Las maletas (a la gira por Europa) van con mucha ilusión. Sí, hay dudas porque digo: ‘¿por qué carajos tomó esa decisión si está solo frente al portero?’.

Paul Aguilar está frente al portero y le pasa al “Venado” pudiendo definir y dices: ¡Carambolas!. Chicharito hace lo que debe ‘¿por qué no la empujas si lo hiciste desde que naciste?’ Esas dudas nos mantienen alerta. Creo que es cuestión de repeticiones, y una gota de psicología o con látigo o con palmadita”.

El entrenador del tricolor justificó las fallas a la hora de definir porque tiene un equipo de jugadores jóvenes que en un afán por hacer las cosas perfectas y agradar se precipitan al momento de que les toca decidir si disparan a gol o dan un pase. 
“Hay un poco de precipitación. Siempre hay que agradar a la gente y hacerlo casi perfecto y en ese afán pues te bloqueas o te equivocas. ¿Si tienen presión? Mira, son chavos, tienen 20 o 21 años: Chícharo, Vela, Efraín, Barrera, Moreno, Guardado tiene 23, y es el veterano, Memo tiene 25, es un equipo joven. No es culpa de nadie es selección mía y estoy muy contento con los muchachos. Hay que decirle a los chavos que no importa que se equivoquen. Me da gusto que “Venado” haya
pateado fuera del área, él es de los que quieren hacer todo perfecto y de repente no se atreve. Lo he visto bastante bien, no por el gol. Sin dramatizar, pero sí detectamos en que estamos fallando”.

Los cuatro jugadores convocados que aun no han llegado al equipo (Rafael Márquez, Giovani y Jonathan Dos Santos y Guillermo Franco) se incorporarán al tricolor el próximo miércoles en Alemania donde la selección estará concentrada.