Cabañas podría regresar al profesionalismo: Lisandro Olmos

viernes, 7 de mayo de 2010

BUENOS AIRES, Arg., 7 de mayo (apro).- “Me voy recuperando de a poquito y muy bien, que es lo más importante. Para eso vinimos y para eso estamos” dijo Salvador Cabañas en un vídeo difundido hoy durante una conferencia de prensa a cargo de las autoridades de Fleni, la clínica de alta complejidad donde el futbolista está siendo tratado desde el pasado 21 de marzo, cuando llegó a Argentina.

En el vídeo puede verse al delantero trotando, saltando, corriendo la pelota y dando muestras de un estado físico asombroso. Cuesta recordar, al verlo, que el 25 de enero pasado sufrió un disparo de bala en la cabeza en el Bar Bar de la ciudad de México.

“Desde el punto de vista físico y motor, Salvador está excelente y no descartamos una reinserción profesional en el futuro -aseguró el doctor Lisandro Olmos, a cargo de la rehabilitación de la figura del América de México-. Pero quedan problemas relacionados con la esfera cognitiva”.

En ese sentido, Cabañas aún no recuerda qué sucedió la madrugada en la que fue baleado en el Bar Bar. “Él aún no recuerda su ataque ni nos ha preguntado específicamente qué es lo que le ha ocurrido” advirtió el doctor Olmos.

Y agregó que la posibilidad de ser interrogado por la Justicia “es un tema muy delicado que ya no responde a una decisión médica sino de la familia, el representante y los abogados”.

La imposibilidad de recordar los sucesos del 25 de enero se debe, por un lado, a una lesión cerebral. Y, por otro, al carácter shockeante del ataque. “Habitualmente ocurre que, cuando hay hechos dramáticos de por medio, la persona no recuerda exactamente el evento –dijo Olmos-. Ocurre con los heridos de bala y también con quienes sufren accidentes automovilísticos. De todas formas, desde el punto de vista de su ánimo él está intacto y fuerte. Con ganas muy significativas de progresar diariamente”.

El mayor desafío que debe enfrentar Cabañas no se refiere tanto a su estado físico como al cognitivo. Hasta el momento, le cuesta mucho mantener la atención sostenida sobre el espacio visual izquierdo.

“Esta dificultad tiene consecuencias en el campo de juego –advirtió Olmos- Si Salvador hoy estuviera en un campo de futbol, podría correr perfectamente pero su atención estaría más dirigida hacia los compañeros de la derecha”.

Otras dificultades que deberá sortear se relacionan con la capacidad de mantener información en el corto plazo. “Traducido al aspecto deportivo, esta insuficiencia le impide a Cabañas recordar que un marcador de punta corrió por su izquierda y saber que, aún sin verlo, ese jugador se encuentra aún en el campo de juego”, explicó Olmos.

“Pero estos déficit no tienen por qué ser definitivos. En su caso, no descartamos la reinserción profesional. Hay que darle tiempo. En esta institución nuestro objetivo es lograr el mayor grado de recuperación y reinserción posible”, aclaró.

El Fleni es uno de los centros de atención neurológica más importantes a nivel mundial. La sede Escobar –donde se aloja Cabañas- está ubicada a 52 kilómetros del centro de Buenos Aires.

Allí llegó el delantero el 23 de marzo, y allí se quedará alojado hasta el 23 de mayo. Luego, continuará el tratamiento en el Fleni, pero de modo ambulatorio, una decisión médica que permite descartar un viaje a Paraguay para continuar la rehabilitación. “La rehabilitación es muy dinámica y los avances cognitivos en general demoran más tiempo” explicó Olmos.

Cabañas seguirá todo este proceso acompañado por aquellos que estuvieron junto a él desde su llegada a Buenos Aires: su esposa, María Alonso Mena, su padre y su representante. Además, claro, de las visitas eventuales que pueda tener.

En este último tiempo, ha recibido la visita del presidente de Paraguay, Fernando Lugo; la compañía y el apoyo del futbolista argentino Fernando Cáceres, quien también estuvo en el Fleni recuperándose de un ataque de bala; y también ha recibido el apoyo a distancia de Diego Armando Maradona, quien le envió una pelota autografiada.

Salvador Cabañas inicia el video de difusión con este balón entre manos.

Comentarios