Los seleccionados, lejos de sus familias

domingo, 20 de junio de 2010

Johannesburgo.- El Día del Padre, que también se festeja el segundo domingo de junio en Sudáfrica, llevó felicitaciones al Waterstone College, la escuela donde la Selección nacional entrena en un suburbio al sur de esta ciudad.

A petición de los reporteros de TV Azteca, un grupo de aficionados que acudió sólo a ver calentar al equipo Tricolor, le gritó a los jugadores “¡Felicidades papás!”.

Cuauhtémoc Blanco respondió: “Graaaacias”, con tremenda sonrisota.

Luego, al entrenador Javier Aguirre uno de los aficionados, ataviado en sarape tricolor, le preguntó a gritos qué le habían regalado.

“Un armaño, ca”, le contestó El Vasco. Todos soltaron la carcajada.

Como de costumbre, los medios de comunicación sólo pudieron presenciar los primeros 15 minutos del entrenamiento, es decir, cuando los jugadores comienzan a calentar, y cada vez asisten menos aficionados a estas instalaciones porque cuando
llegan muchos la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) no les permite entrar.

De acuerdo con el jefe de prensa de la Femexfut, Juan José Kochen, los integrantes de la Selección no podrán convivir con sus familias este domingo, sino hasta nuevo aviso.

Por segundo día consecutivo, el delantero del club Arsenal, Carlos Vela, trabajó por separado, debido a la lesión que presenta en la pierna derecha. Vela, quien está descartado para jugar ante Uruguay, sólo caminó y trotó un poco alrededor del campo.

Esta fue la última práctica que la Selección nacional tendrá antes de enfrentar en Rustenburg el próximo martes a Uruguay en el tercer partido de la primera ronda.

El equipo Tricolor se trasladará por vía terrestre al medio día de este lunes a Rustenburg, ubicada a unos 80 minutos de Johannesburgo.