Abucheos a Brasil y Portugal; empatan sin goles

viernes, 25 de junio de 2010

México, D. F., 25 de junio (apro).- En un juego de pocas emociones y demasiados bostezos, Brasil y Portugal empataron sin goles. De esa forma se repartieron el primero y el segundo lugar del Grupo G, en el orden respectivo.

El partido, disputado en Durban, fue pitado por el silbante mexicano Armando Benito Archundia, en su segunda aparición en el Mundial sudafricano.

En tanto que Costa de Marfil –dirigido por el sueco Sven Goran Eriksson, ex entrenador de México- goleó 3-0 a Corea del Norte, que terminó como el peor equipo de la competencia al finalizar en el último peldaño entre las 32 selecciones participantes.

A los marfileños no les alcanzó el resultado, toda vez que necesitaban ganar por una diferencia de nueve anotaciones, pero sobre todo estuvieron a la espera de una derrota del equipo portugués.

Los goles fueron marcados por Yaya Touré, Romaric y Salomon Kalou.

Costa de Marfil ofreció su mejor actuación. Pese a todo, fue el último equipo africano eliminado del Mundial, donde sólo Ghana logró avanzar a octavos de final.

Brasileños y portugueses quedaron nuevamente a deber en el mundial africano, donde una de las grandes estrellas, Cristiano Ronaldo, sigue sin brillar en lo que va de la Copa del Mundo.

Por su parte, la otra gran figura de Brasil, Kaká, observó las incidencias del juego desde las gradas, toda vez que fue sancionado con un juego al recibir la tarjeta roja en el juego anterior, contra Costa de Marfil. Ambos jugadores militan en las filas del Real Madrid.

Brasil, que espera la definición del Grupo H (donde están España, Chile, Suiza y Honduras) terminó la fase de grupos con 7 puntos, Portugal con 5, Costa de Marfil con 4 y Corea sin unidades.

El equipo brasileño, con el que tampoco jugaron Robinho ni el goleador Elano, elaboró un futbol semilento sin producir pasajes de emoción, ni mucho menos de gol, excepto un remate de Nilmar que el portero portugués alcanzó a desviar. El balón se impactó en el travesaño y retornó al campo de juego.

Por su lado, los portugueses se inclinaron por el contragolpe, pero tampoco inquietaron la meta de Julio César, alvo en una jugada donde.

Comentarios