"Soy el máximo responsable": Aguirre

domingo, 27 de junio de 2010

JOHANNESBURGO, 27 de junio (apro).- Tras la derrota ante Argentina, el seleccionador nacional, Javier Aguirre, reconoció que no pudo cambiar la historia del futbol mexicano y que fueron sus propios errores y los del equipo los que complicaron el escenario que finalmente terminó en la eliminación de la Selección, otra vez, en octavos de final.

“No estoy contento. Hemos terminado el Mundial. Soy el máximo responsable, eso está claro. Siento que no pude cambiar el curso de la historia que me faltó algo: convencer de mantener el ritmo (…) hice lo que puede”, aseveró.

Ya con el equipo tricolor fuera del Mundial, Aguirre hizo un análisis de su desempeño y el de los jugadores, el cual calificó de irregular. El entrenador consideró que fueron víctimas de sus propias equivocaciones que los llevaron, de entrada, a encontrarse con el rival más poderoso del grupo A.

“Al final de la jornada te diría que hay cosas que hicimos mal, que hice mal evidentemente (por ejemplo) llegar a esta instancia ante Argentina. No fuimos regulares durante el Mundial. Salvo el partido de Francia, en los otros tres partidos no mantuvimos una regularidad en el futbol, ni de concentración ni de actitud y eso lo pagamos, estamos hablando de la elite del futbol.

“Cometimos errores, pero el que más tengo en cuenta es no haber mantenido 90 minutos del mismo futbol. Con Sudáfrica no lo hicimos y fue un partido que hubiera cambiado muchas cosas. Con Uruguay mismo no fuimos lo concentrados y serios que fuimos con Francia y hoy también a raíz del primer gol nos desconcentramos, nos faltó esa fortaleza mental para sobreponernos al error. Y cometimos el error en el segundo (gol), que no fue mortal, pero casi”, aseveró Aguirre.

El seleccionador nacional no quiso calificar el desempeño del cuerpo arbitral y luego de que un reportero le preguntó sobre “la cuchillada” que originó el primer gol de Carlos Tévez, Aguirre reflexionó en torno a esa jugada y sus consecuencias que terminaron por ser “una losa” para el equipo.  

“Del árbitro no quiero hablar (…). Y sí, evidentemente nos desorganizamos, nos desorientamos y desconcentrados. Es evidente que el segundo gol es producto del primero, viene de la mano, no es una jugada lógica por donde la quieras mirar (el error de Ricardo Osorio en el gol de Higuaín), pero al final de cuentas el 2-0 contra Argentina en esta fase de octavos es demasiada losa que hay que cargar al medio tiempo”.

-¿Qué les dijiste a tus jugadores en el vestidor?

-Les dije que levantaran la cabeza, que no habían robado nada a nadie, que estuvieran tranquilos en sus declaraciones, que el futbol es de accidentes. No se equivoca el que no está dentro, lo mismo los árbitros que son seres humanos, los
jugadores están dentro y toman decisiones en segundos que pueden dar al traste con todo un trabajo. Agradezco a los jugadores los 76 días de convivencia diaria y estos 13 meses en los que soportaron mis decisiones, evidentemente ahí están los resultados. No pudimos en la fase última, pero sí hay muchos motivos para pensar en el futuro.

Sobre el sorpresivo ingreso de Adolfo Bautista en el once titular, Aguirre explicó que lo hizo porque buscaba tener en el campo a tres jugadores veloces: Giovani, Guardado y Chicharito, y aunque Cuauhtémoc Blanco tiene las mismas características que el Bofo, decidió jugar con éste por si el partido se alargaba.

“Pensé iniciar con él porque Cuauhtémoc está difícil que resistiera porque podría ser un partido de 120 minutos. Bofo tiene trazo largo, 10 o 12 años en elfutbol mexicano lo abalan, pero sucedió que fue un mazazo muy grande los primeros dos goles y al final de cuentas todo lo que digas sale sobrando cuando vas 2-0. Cualquier alineación, cualquier funcionamiento no tiene donde agarrarse para justificarlo”, explicó.

Javier Aguirre no sabe si se mantendrá en el cargo de seleccionador nacional. Todo indica que no. Se limitó a decir que platicará con los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol. Dijo que el futbol mexicano está muy bien encaminado desde 1989, cuando por el escándalo de los cachirules la FIFA sancionó a México, que el futbol nacional ha madurado y por eso existe una generación de jóvenes que en el futuro seguirán destacando.

“Es una preciosa generación de jugadores jóvenes mexicanos, hay que aprovecharlos. Están en un Mundial a los 21 años, hay 10 u 11 que estarán seguramente dentro de cuatro años. Hay que seguir en ese rumbo, que la preparación sea de cuatro años, hay que tener paciencia. Hay que ir madurando a estos chavos y seguir con la estructura que tenemos que es muy buena. Si uno analiza las eliminaciones (en octavos de final) tienen sus justificantes. No es fácil cada cuatro años cambiarlo todo. Yo trabajé 13 meses y lo ideal hubiera sido 48 meses. Hay que ir de proceso mundialista a proceso mundialista”.

Aguirre agradeció el apoyo a los aficionados mexicanos que viajaron a Sudáfrica y a los que siguieron a la Selección por televisión y les dijo que deben estar orgullosos del equipo tricolor.