La incertidumbre de Andrés Guardado

lunes, 7 de junio de 2010

JOHANNESBURGO, 7 de junio (apro).- El mediocampista Andrés Guardado aclaró que no está molesto con el entrenador Javier Aguirre porque no ha sido titular en los partidos en los que lo ha utilizado, pero la expresión en su rostro y sus palabras indican lo contrario.

Guardado, el jugador estrella del club español Deportivo La Coruña aún no sabe si el seleccionador nacional lo considerará para iniciar el próximo viernes en la inauguración del Mundial ante Sudáfrica.

“No es molestia. Uno quiere jugar. El que está en la banca y está contento, ¿qué hace en el futbol? No me gusta. Es normal porque soy ambicioso y mi mentalidad es ganadora. No tengo ningún problema con Javier. Desgraciadamente no he tenido la actividad (que quisiera). Uno siempre quiere jugar en todos los partidos, todos los minutos  y obviamente uno trabaja para estar considerado.

"Si Javier cree que otros compañeros están mejor capacitados para jugar, pues hay que apoyarlos, tratar de tomar el papel que nos de el técnico y apoyar al grupo que en este momento es lo más importante, no el aspecto personal”, explicó en la primera conferencia de prensa que ofreció el equipo desde que llegó el sábado pasado a esta ciudad.

Además de que juega pocos minutos, cuando lo utiliza, Aguirre pone a Guardado en una posición en la que el volante nunca ha jugado, sin embargo, el mexicano señaló que no le importa en qué parte del campo lo ponga con tal de que sea utilizado.

(Ríe con molestia antes de responder) “No quiero meterme más en ese tipo de temas porque no hay  que hacer polémica en este momento. Voy a jugar donde Javier lo decida. Si ahí he jugado antes o no eso no me importa, yo lo que quiero es jugar y mostrar todo lo que tengo, ofrecer mis servicios a la Selección y poder ayudar. Yo respeto sus decisiones”.

Guardado no desea pasar su segundo Mundial en la banca (en Alemania 2006, sólo jugó ante Argentina) porque además de la inactividad no tendrá el escaparte que necesita para que otros clubes se fijen en él, sobre todo considerando que el Deportivo La Coruña podría venderlo antes de la próxima temporada.

“Si me puede llegar a perjudicar porque si no estás jugando es difícil que te puedan dar un seguimiento, obviamente hay visores y todos están viendo el Mundial y se van a fijar en los que están jugando, no en los que están en la banca. Yo estoy confiado no por lo que pueda hacer en el Mundial sino porque lo que he hecho en estos cuatro años ya me ha dado suficiente cartel como para pensarlo. No es que quiera salir del Deportivo, yo estoy contento ahí, pero después del Mundial se podrá ver si vienen equipos para salir y si no, no pasa nada, tengo dos años más de contrato”, puntualizó.

Comentarios