Se quejan atletas por comida de Villa Panamericana

lunes, 24 de octubre de 2011
GUADALAJARA, Jal. (apro).- En redes sociales y medios de comunicación, los atletas se quejan de la comida que se sirve en la Villa Panamericana, pues arguyen que es poco variada y, aparte, tienen miedo de que la carne esté contaminada con clembuterol. “¡No estamos comiendo bien en el comedor, lamentablemente! ¡Cuando estés por acá hablamos más tranki!", se quejó en su cuenta de Twitter la jugadora argentina de hockey sobre pasto, Luciana Aymar, el domingo 23. El presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Gerardo Werthein, había preguntado a Aymar: ¿Estás comiendo bien, que necesitás?". Luego Werthein ofreció: "Las mando a un hotel, a todo el equipo", a lo que Aymar respondió: "En la villa estamos muy bien, disfrutando con todos los deportistas. Y todos tenemos el mismo inconveniente con la comida". Hoy la secundó la maratonista chilena Erika Olivera, quien señaló que por miedo al clembuterol no ha comido carne y esto la afectó en la competencia que ganó ayer la brasileña Adriana da Silva: “No es excusa, pero no gané en parte porque no hemos comido bien, todos sufrimos para alimentarnos en la Villa, ahora esperamos regresar a nuestro país para tener nuevamente nuestras opciones básicas”, señaló la atleta al diario mexicano Récord. Otro chileno, Rigoberto Encina, también se quejó, pues dijo que siempre les sirven lo mismo: “Arroz o pasta, con mucho ajo y mucho condimento. No estamos acostumbrados a eso y nos perjudica”. Sobre los temores a carne contaminada con clembuterol, la boxeadora mexicana Erika Cruz dijo el sábado 22 al diario costarricense El País: "Tenemos dudas, es un tema que sí nos preocupa porque no sabemos si está bien o no (la comida)". Al mismo diario, la ciclista colombiana María Luisa Calle confirmó que no consume carne debido a la alerta. Daniel Garimaldi, entrenador de la nadadora chilena Kristel Köbrich, fue más enfático: "Le cortaría las dos manos a mi pupila si come carne en la Villa”, declaró a La Gaceta de Tucumán, Argentina, ese mismo sábado. La alarma por el clembuterol creció entre los atletas luego de que la FIFA informó que 109 muchachos que participaron en el Mundial de Futbol Sub-17, realizado este año en México, dieron positivo de esta sustancia. Y por separado, el nadador brasileño César Cielo, que se colgó medallas en los relevos 4 X 100 libres y combinados, e individualmente en 50 y 100 metros libres, lamentó las largas filas que deben hacer para poder comer. El carioca dijo que antes no dio a conocer su queja para que la prensa no lo tomara como excusa en caso de no ganar los oros panamericanos en los que era favorito. La Villa Panamericana alberga a más de 6 mil atletas de 42 países que participan en los juegos que terminarán el próximo domingo 30.

Comentarios