Charrismo en la Conade

lunes, 26 de diciembre de 2011
Las prácticas del sindicalismo de viejo cuño se reproducen dentro de la Conade con la anuencia de las autoridades de este organismo. Eso es lo que opinan miembros de un nuevo sindicato, quienes aseguran que por haber impulsado su creación se enfrentan a exclusiones por parte de la organización rival –que tolera, dicen, aviadurías y corruptelas–, de la dependencia y sus directivos. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Integrantes del recién constituido Sindicato Democrático de Trabajadores (SDT) de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) emprendieron acciones legales contra esta institución, que no sólo se niega a reconocerlo sino que privilegia al ya establecido Sindicato Nacional de Trabajadores de la Conade. El secretario general del SDT, Sergio Sánchez Villaseñor, denuncia que tanto el Sindicato Nacional, presidido por Santiago León, como el organismo que dirige Bernardo de la Garza, han realizado esfuerzos conjuntos para marginar y desconocer a su gremio. Precisa que éste quedó constituido el 14 de abril de 2010, con número de constancia 5908 de la Dirección General de Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. También señala que, el 26 de agosto de 2010, fue despedido de la Conade “con falsos argumentos, y en aparente represalia por impulsar la creación de un nuevo organismo gremial. “Me levantaron un acta por abandono de trabajo. Cuando demostré que no tenían razón inmediatamente utilizaron como argumento la pérdida de confianza, que tampoco procede en mi caso. Tenía 29 años de servicio y no iba a ser tan torpe como para perder mi fuente de trabajo”. Entre los dirigentes del SDT entrevistados por Proceso se encuentran, además de Sánchez Villaseñor, la secretaria de Trabajo y Conflicto, Wendolyne Márquez Rosado; la secretaria de Prestaciones, Marha Eugenia Coronel Pacheco, y la secretaria de Organización, María Estela Vilchis Rubí. Todos coinciden en que las anomalías, el mal desempeño y la falta de responsabilidad caracterizan a varios servidores públicos de la Conade. Entre éstos mencionan a Fabiola González –protegida de Bernardo de la Garza–, quien después de un frustrado intento por presidir la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) fue ubicada al frente de la Coordinación de Normatividad y Asuntos Jurídicos de la comisión. También se refieren al director de Desarrollo Humano, José Adrián Cruz Pérez; a la subdirectora general de Administración, Alma Rosa Cañez Rivera, y Adolfo Ramos Morales, director de Servicios. Éste habría orquestado el plan para correr al secretario general del SDT, luego de acusarlo de abandono de trabajo “sin causa justificada” el 2 de agosto de 2010. Por esas fechas, Sánchez Villaseñor, trabajador de base de la Conade, con número de empleado 1823 y adscrito al Departamento de Políticas para el Desarrollo del Deporte, en Villas Tlalpan, laboraba en el gimnasio de usos múltiples de la Conade, según demostró ante la autoridad. El pasado 9 de septiembre acudió ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para demandar a la comisión por despido injustificado y exigir su reinstalación inmediata. También solicita el pago de salarios caídos y demás prestaciones y accesorios legales, sociales y contractuales que se generen y a los que haya lugar. Dos semanas después, 52 integrantes del SDT acudieron a la Unidad de Conflictos de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en el Distrito Federal para presentar una querella en contra de la Conade “y de otro (Sindicato Nacional)” en la que demandan la nulidad de una serie de cláusulas que perjudican al nuevo sindicato, en beneficio del Sindicato Nacional y de la propia comisión. Prebendas Integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del SDT mencionan algunas anomalías contenidas en el nuevo contrato colectivo de trabajo, pactado el pasado 30 de mayo entre la Conade y el Sindicato Nacional de Trabajadores del organismo, que ostenta la titularidad del acuerdo. Aceptan que como sindicato minoritario la ley no los faculta para celebrar convenios, pues no cuentan con la mayoría de agremiados. Sin embargo, sostienen que deben acabarse los privilegios que el organismo dirigido por Bernardo de la Garza, otorga al sindicato mayoritario. La Conade y su sindicato acordaron que cualquier prestación que solicite el nuevo sindicato deberá ser tramitada por medio de la organización que dirige Santiago León, la cual aglutina a 371 de los 428 trabajadores de base en activo. “Con motivo del curso de verano para los hijos de los trabajadores nos enviaron con Santiago León, con la advertencia que de no hacerlo, los niños se quedarían fuera de las prestaciones”, dice Márquez Rosado. Y abunda: “En la revisión del contrato colectivo firmado en mayo pasado entre el Sindicato Nacional y la Conade se acordó una cláusula de prestación de ayuda por defunción. Para ello los trabajadores aportan 20 pesos, pero resulta que la gente de nuestro gremio fue excluida en venganza por abandonar al sindicato oficial”. Para aclarar este punto, el secretario general del Sindicato Nacional, Santiago León, emitió un oficio el 1 de febrero de 2011 en el que establece: “En relación a la ayuda en caso de fallecimiento que refiere la cláusula 101 del contrato colectivo vigente, dicho descuento debe hacerse únicamente a los trabajadores afiliados al sindicato que represento, tal y como lo indica la cláusula 1 del contrato. Por lo tanto sólo les corresponde el beneficio a los trabajadores sindicalizados que represento y no a los que se desafiliaron de esta organización sindical.” Esto, comenta Márquez Rosado, “es violatorio de la Ley Federal del Trabajo, cuyo artículo 394 establece que el contrato colectivo ‘no podrá concertarse en condiciones menos favorables para los trabajadores que las contenidas en contratos vigentes en la empresa o establecimiento’. ¿Qué caso tuvo hacer otro sindicato para que nos represente Santiago León?”. Insiste en que de acuerdo con la ley las prestaciones se extienden a todas las personas de la empresa, sin importar el sindicato al que pertenezcan. “Es otra de las partes que violentaron. La cláusula especifica que nada más se dará esa parte de ayuda por defunción a los agremiados del Sindicato Nacional; excluyeron a nuestro sindicato. Y todo esto fue avalado por la Conade, que los solapa y se presta a todas sus turbiedades”, expone. Discriminación Por su parte, Sánchez Villaseñor plantea: “Es una lucha que vamos a seguir; no vamos a darnos por vencidos. Nos han pisoteado, nos han querido sobajar. No lo hemos permitido. Somos personas adultas que creemos en las convicciones. De ninguna manera fue un juego cuando decidimos crear un nuevo sindicato, una nueva fuerza social para representar realmente los intereses de los trabajadores. Seguiremos adelante hasta el final de la historia”. Y añade: “Si estos servidores públicos de la Conade están ahí por encargo o por amistad perjudican el buen funcionamiento de los trabajadores, y con ello el desempeño de los atletas. En la medida que los trabajadores estemos bien con nuestra institución cumpliremos mejor las funciones para beneficio de los deportistas”. El problema, argumenta, es que las personas que están en la administración “fueron colocadas ahí por Bernardo de la Garza”. Algunas de estas anomalías ya fueron expuestas al Órgano Interno de Control de la Conade el 26 de agosto de 2010. En el documento enviado al titular de esta entidad fiscalizadora, Luis Enrique Sarabia Gallardo, el secretario general del SDT expone: “Desde hace varias semanas he sido objeto de un trato discriminatorio y de hostigamiento por parte de Adolfo Ramos Morales, titular de la Dirección de Servicios”. También anexó los oficios que envían los servidores públicos de la Conade a integrantes del SDT cuando éstos solicitan alguna prestación: “Ruego a usted dirigir su petición al C. Santiago León, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte”. Asimismo, el líder sindical entregó la documentación en la que se basó la Conade para levantar el acta circunstanciada y correrlo de la institución. “(El oficio) no contiene ninguno de los elementos que marca la ley. Qué tristeza que sin haber incurrido en ninguna falta me hayan despedido por creer todavía en los sindicatos libres”. La plana mayor del SDT denuncia que el sindicato nacional de la Conade solapa a por lo menos 12 “aviadores”, entre ellos la esposa de Santiago León, Xóchitl Aguilar Rendón, quien aparece como comisionada del sindicato “sin ocupar una cartera”. Este semanario cuenta con copia del oficio que Santiago León giró el 16 de mayo de 2010 al director de Desarrollo Humano de la Conade, José Adrián Cruz Pérez. En este documento solicita “la comisión sindical, a partir del 16 de mayo del presente año, del siguiente personal administrativo que se encontrará laborando en este Comité Ejecutivo Nacional”. La lista la encabeza la esposa de Santiago, y la completan Luciano Hernández Hernández, Miguel Leal Castañeda Dámaso, María Rafaela Mora Camacho y Carlos Enrique Román Arellanos. No obstante, desde el 25 de mayo de 2009, Sánchez Villaseñor, Márquez Rosado y Coronel Pacheco exigieron a Cruz Pérez “la reincorporación a sus áreas de trabajo de los compañeros comisionados que no cuentan con una cartera dentro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, así como los trabajadores que terminaron su gestión dentro del mismo. Ello en virtud de que no hay justificación alguna –en la Ley Federal del Trabajo, en el contrato colectivo de trabajo, o en los estatutos que rigen la vida sindical– para mantenerlos comisionados”. Los inconformes abundan: “Laboramos en nuestras áreas de adscripción y no vemos el motivo por el cual los compañeros que se enlistan no se han incorporado a sus tareas, aun cuando algunos cuentan con compensación y no están incluidos en la Toma de Nota del comité entrante”. El secretario general del SDT señala que Xóchitl Aguilar Rendón ya acumula seis años como comisionada. “Así está desde que entró a la Conade. No tiene cartera ni hace nada por el sindicato y su trabajo no es visible”, señala. Santiago León, quien suma nueve años al frente del Sindicato Nacional, fue reelecto por un periodo de seis años más a partir del 16 de abril de 2010. Este líder sindical encontró libre el camino, sin planilla opositora, ya que previamente le negó el registro al grupo encabezado por Márquez Rosado.

Comentarios