Romano dice que aprendió la lección

jueves, 24 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 24 de febrero (apro).- Rubén Omar Romano dio a conocer hoy su versión sobre su inesperado despido del club Santos-Laguna.
 En conferencia de prensa efectuada en Torreón, Coahuila, el entrenador argentino ofreció disculpas a la afición, aunque se dijo sorprendido por su cese que fue atribuido a una seña obscena que hizo directamente a un sector del público que le recriminaba el actual accionar del equipo.
Romano leyó un documento previamente escrito, en el que consideró “equivocada” la actitud asumida por la directiva de enjuiciar su trabajo “por un error de momento”.
Sostuvo que como seres humanos “en algún momento de la vida podemos cometer errores”.
El director técnico que no ha podido ser campeón con los equipos que ha dirigido hasta ahora consideró también su despido “es un error al diálogo y a la enmienda”.
Prosiguió:
“De allí mi tristeza, sobre todo porque comunicación y disposición siempre hubo como para dialogar este y todos los aspectos en torno al proyecto del club”.
En presencia de su cuerpo técnico, entre ellos su auxiliar Norberto Scoponi, Romano aclaró que “la afición merece todo mi respeto y merece no ser confundida ni catalogada por la conducta de unos provocadores, como fue el caso”.
El entrenador fue despedido por la directiva santista el pasado fin de semana después de realizar señas obscenas a un sector de aficionados al término del juego entre Santos y Querétaro.
Incluso, el presidente del equipo, Alejandro Irarragorri, argumentó en su deslinde que Romano y su cuerpo técnico ya estaban advertidos sobre el comportamiento que deberían mostrar ante los seguidores.
Al respecto, el entrenador ofreció disculpas a la afición por sus señas obscenas. Pero aclaró:
“Soy hombre de futbol. Por esa razón entiendo la polémica y sé que lo que queda en los registros son los resultados; son los que hacen la justicia, a diferencia de las opiniones o juicios que no siempre dimensionan todos los elementos y están cargadas de tantos aspectos subjetivos”, expuso el ahora ex entrenador del Santos.
    Antes de abandonar la sala de conferencia, y sin permitir pregunta alguna, Romano soltó su último comentario:
“Para demostrar mi sincero deseo de superación no debo hablar más de lo debido, y si alguien piensa que mi despido fue justo, o duda del mismo, de esta manera se darán cuenta qué rápido he entendido...”.

Comentarios