Por indisciplina, Atlante da de baja al peruano Reimond Manco

viernes, 11 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 11 de marzo (apro).- La directiva del Atlante anunció hoy la baja del delantero peruano Reimond Manco, quien la víspera inventó haber sido objeto de un secuestro exprés y, más tarde, se presentó al entrenamiento en estado inconveniente.
“Fue una falta grave y automáticamente ha sido dado de baja”, tronó el presidente ejecutivo del Atlante, José Antonio García.
García, expropietario del club azulgrana, afirmó que su directiva no permitirá que se dañe la imagen de Cancún, Quintana Roo, por una persona a la que trataron de ayudar.
E incluso reveló que Manco se presentó con aliento alcohólico a un entrenamiento del equipo la semana pasada y que en ese momento decidieron pasar por alto la indisciplina, hasta ahora, en que inventó haber sido víctima de un supuesto secuestro.
José Antonio García relató a los medios de comunicación de Cancún, sede del equipo, las contradicciones en las que incurrió Manco:
“Su primo dijo que fueron dos los secuestradores, y Manco declaró que fueron cinco. Fue algo inventado por este personaje”.
Y explicó que el peruano se presentó a lo que fue su último entrenamiento con teléfono celular, cadena de oro, así como objetos de valor que por lo general quedan en poder de los secuestradores.
Según el directivo, el delantero peruano no presentaba heridas y, cuando el club lo instó a denunciar el presunto ilícito ante la policía local, fue cuando cayó en contradicciones.
El jueves anterior, el entrenador del Atlante, Miguel Herrera, adelantó que el jugador abandonó las filas del equipo y sostuvo que fue Manco “el que se quiso ir”.
En tanto, la directiva espera para este día los resultados del análisis sanguíneo realizado a su exjugador.
Por su parte, el procurador quintanarroense Francisco Alor dijo que en las cámaras de seguridad del lugar donde supuestamente ocurrió el plagio, “no hay indicios de su presencia. Hay una actitud negativa de este deportista de pretender exculparse de alguna sanción”.
Manco también fue expulsado de su anterior club, el PSV Eindhoven, de Holanda, por indisciplina.
Incrédulo por la decisión de la directiva, el delantero peruano dijo no entender las razones para que el club azulgrana asegurara que estaba “ebrio” y de haber mentido para cubrir su falta.
Por el contrario, reiteró que fue víctima de un secuestro –versión que desmiente la directiva atlantista- y que “ha sido la experiencia más traumática de mi vida”.
Manco subrayó que “nunca vi la muerte tan de cerca” y que no quiere volver más a México.
En declaraciones que hoy publican los portales de Perú, Reimond Manco contó su verdad desde la población de Arica, donde descansa al lado de su familia:
“Fui a comer a un bulevar al que siempre voy con mi primo. Estábamos comiendo y de repente se apareció un pata y me puso la pistola en la cabeza. Me dijo que por qué iba tanto ahí, que quién era, que qué hacía, y me amenazaron de muerte. Nunca había visto la muerte tan de cerca”.
El jugador prosiguió: “me subieron a un carro, me dejaron tirado y ningún taxi nos quería recoger. Al final agarramos un taxi y el conductor nos quiso extorsionar. Nos escapamos de ese carro y nos pusimos a correr. Nos hemos tenido que esconder debajo de otros carros. Al final llegamos a la casa del preparador físico, que vive cerca de la mía, y me dijo: ‘tienes suerte, porque te han podido matar’. Fue lo que más me asustó”.
Refirió que los sucesos ocurrieron a las dos de la mañana del pasado jueves: “a las 9:45 de la mañana hablé con mi representante, quien me sacó los pasajes para volver a Lima. Después me sacaron dos pruebas, y las dos salieron negativas”.
Sostuvo además que “estaba comportándome como un profesional,
jugando todos los partidos. No jugué el último porque tenía una contractura. Son cosas que pasan, pusieron en peligro mi vida. No se lo deseo a nadie”.

 

Comentarios