El pitcher Óliver Pérez fuera de Los Mets

lunes, 21 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 21 de marzo (apro).- Los Mets de Nueva York despidieron este lunes al pitcher mexicano Óliver Pérez --a quien aún le quedaba un año de contrato-- a cambio de 12 millones de dólares.
Después de que el lanzador sinaloense tuvo una desastrosa actuación el sábado pasado ante los Bravos de Atlanta –en dos entradas aceptó dos jonrones espalda con espalda, cuatro carreras y regaló tres bases por bola consecutivas-- la directiva del club neoyorquino no esperó un partido de pretemporada más y le informaron a Pérez que sería dejado en libertad.
“Cuando me lo dijeron (lo mandaron llamar a la oficina del gerente general Sandy Alderson), casi sabía lo que me iban a decir. Es una de esas ocasiones en las que uno no se siente bien, pero no quieres quitarte. Pienso que me dieron la oportunidad, fueron justos conmigo cuando llegaron aquí: ‘Te vamos a dar la oportunidad de ser abridor’, me dijeron, pero no hice nada grandioso. Ellos me movieron al bullpen para ser un especialista en zurdos. Y en el último partido, hice un trabajo horrible”, declaró Óliver Pérez en el vestidor del complejo donde entrenan los Mets, en Port St. Lucie, Florida.   
La decisión forma parte de la estrategia de la directiva del equipo de dar por terminados muchos de lo contratos “inflados” que fueron firmados cuando el dominicano Omar Minaya era el gerente general, entre ellos el del zurdo sinaloense, quien firmó por tres años y 36 millones de dólares.
Óliver Pérez, de 29 años, se encuentra en la temporada final de su contrato, sin embargo, se marchará con 12 millones de dólares en la bolsa y en busca de que algún equipo lo quiera firmar.
Durante el spring training (entrenamientos de primavera) lanzó en 9 entradas y dos tercios en las que compiló un altísimo 8.38 de carreras limpias.   
El buen desempeño de Pérez se vino abajo después de la temporada 2007, en la que obtuvo 15 triunfos. Su velocidad y el comando de la pelota decayeron tras la cirugía en la rodilla derecha a la que fue sometido en 2009.
En 2010 tuvo marca de 1-6 en siete aperturas, entonces se optó por mandarlo al bullpen, sin embargo una tendinitis en la patela de esa misma rodilla ocasionó que estuviera en la lista de lesiones, por lo que solo tuvo seis apariciones el resto de la campaña.
Durante las dos primeras temporadas de su contrato, el mexicano tuvo marca de 3-9 con efectividad de 6.81 en 31 apariciones (21 aperturas).