Cárcel a exentrenador de Barry Bonds, estrella del beisbol de EU

martes, 22 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 22 de marzo (apro).- La juez federal Susan Illston envió este martes a prisión a Greg Anderson, exentrenador de Barry Bonds, luego de que se rehusó a testificar durante el juicio por perjurio que el gobierno emprendió contra el exjugador de las Grandes Ligas.
La juez adoptó la medida por desacato y ordenó que se le mantenga en custodia hasta que testifique o hasta que concluya el juicio, lo que podría ocurrir dentro de cuatro semanas.
Los fiscales del gobierno estadunidense que acusan de perjurio a Bonds aseguran que Anderson le suministró al expelotero sustancias prohibidas que mejoran el rendimiento deportivo --entre ellas esteroides y hormona del crecimiento humano--, e incluso le dio instrucciones sobre cómo utilizarlas.
Hace siete años, Bonds declaró ante un jurado federal que realizaba una investigación sobre dopaje en el deporte que él jamás utilizó de manera consciente sustancias para mejorar el rendimiento.
Sin embargo, el fiscal federal Matt Parrella dijo que Bonds mintió al jurado investigador aun cuando el gobierno le había prometido que no lo acusaría de usar sustancias prohibidas si testificaba con sinceridad.
“Sólo tenía que decir la verdad, pero no lo hizo”, dijo Parrella en la Corte.
Por su parte, Bonds se declaró inocente de cuatro cargos por hacer declaraciones falsas ante el mencionado jurado investigador y de un cargo de obstrucción que fueron presentados en su contra desde 2007.
El fiscal Matt Parrella afirmó en su deposición que es “ridículo e increíble” que Bonds hubiera pensado que utilizaba aceite de linaza y crema para la artritis cuando su entrenador personal le suministró esteroides.
Adelantó que un amigo de la infancia de Barry Bonds estaría dispuesto a decir que lo vio inyectarse esteroides y aseguró que otros testigos mencionarán las conversaciones que tuvieron con el exjugador de los Gigantes de San Francisco sobre su consumo de esteroides.
En su turno para su deposición inicial, Allen Ruby, jefe del equipo de abogados de Barry Bonds, aceptó que su cliente tomó dos esteroides de diseño llamados “The cream” y “The clear”, pero aclaró que lo hizo sin saber que los consumía.
Barry Bonds, de 46 años, no ha jugado beisbol desde 2007 cuando finalizó su contrato con los Gigantes de San Francisco.
La negativa de Greg Anderson a testificar debilita el caso del gobierno contra Bonds, ya que la juez determinó que quedarían restringidas gran parte de las pruebas vinculadas con el entrenador.
En 2006, Anderson pasó más de un año en la cárcel por rehusarse a testificar ante un jurado de acusación que hacía una pesquisa sobre el expelotero.
El entrenador estuvo otros tres meses detenido en 2005 después de que se declaró culpable de los cargos de distribución de esteroides y lavado de dinero.

Comentarios