Crece la tensión en La Cooperativa Cruz Azul; denuncian más irregularidades

jueves, 26 de mayo de 2011
MÉXICO, D. F. (apro).- El Consejo de Administración de la Cooperativa La Cruz Azul, que está confrontada con el director de la misma, Guillermo Álvarez Cuevas, entre otros directivos, solicitó hoy  que la asamblea extraordinaria convocada para este sábado 28, en la que se pretende excluirlos de la sociedad, se lleve a cabo a puertas abiertas, en presencia de los medios de comunicación y de autoridades hacendarias y de procuración de justicia. En conferencia de prensa, Armando Valverde Talango, presidente de dicho Consejo, denunció que Álvarez Cuevas y su grupo de allegados pretenden cooptar a socios cooperativistas de Lagunas, Oaxaca y el Distrito Federal, con sobornos de 200 mil pesos, para que voten a favor del grupo disidente, encabezado por Alfredo Álvarez Cuevas y a quien, dijo, también pretenden excluir de la Cooperativa. Alfredo Álvarez es hermano del director general de la sociedad Cruz Azul, Guillermo Álvarez y cuñado de Víctor Garcés Rojo, el director jurídico inhabilitado por presuntos malos manejos dentro de la cooperativa que, de acuerdo con Valverde, todavía no se han investigado a fondo, a pesar de que presentaron sendas denuncias al Sistema de Administración Tributaria (SAT), a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). Valverde leyó un documento en el que resalta que la documentación en su poder contra el exasesor jurídico Carlos Terroba Wolf, además de Garcés Rojo y el propio Guillermo Álvarez, son producto de auditorías ordenadas por la misma cooperativa para verificar el estado financiero de la misma. Los arqueos fueron encargados, dijo, luego de descubrir una serie de irregularidades, entre ellas presunto lavado de dinero, administración fraudulenta, falsedad de declaraciones y encubrimiento. De acuerdo con Valverde Talango, también se han presentado pruebas ante el Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Civil del Distrito Federal, las cuales se encuentran radicadas en el juicio ordinario mercantil 85/2011-A. Existe, asimismo, prosiguió el denunciante, una denuncia de hechos radicada en el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Civil 136/2011-I que demanda la nulidad de Guillermo Álvarez como presidente de debates porque no respetó la validez de la conclusión de la asamblea del 12 de febrero pasado que ordena la exclusión de la cooperativa de Garcés Rojo y sólo lo inhabilitan. “Los involucrados y finalmente beneficiados de todos estos actos de enriquecimiento ilícito son Víctor Garcés Garcés, director jurídico destituido; Juan Oviedo Moreno, director de producción; Guillermo Álvarez Cuevas, director general y Carlos Terroba Wolf, este último prestador de servicios externos de la Cooperativa y el hombre que materializó toda esta ilegalidad que materializa un riesgo financiero”, dijo Valverde. El presidente del Consejo de Administración se refirió luego a las operaciones fraudulentas de Terroba Wolff con el aval de Guillermo Alvarez y la complicidad de Garcés Rojo, como la compra del terreno donde se ubica la sede de Cruz Azul, enfrente del centro comercial Gran Sur que, dijo, fue adquirido a sobreprecio y el dinero repartido entre la directiva. De igual modo, añadió, resalta el caso de la marca Cruz Azul que fue concesionada a una empresa operada por el hijo de Terroba Wolff, Carlos Terroba Dodero. “En pocas palabras es una licencia para robar a la Cooperativa. ¿Pueden ustedes creer que se licencie la marca Cruz Azul sin regalías cuando la publicidad del equipo de futbol representa un gasto anual de 415 millones de pesos? ¡Qué no se siga ofendiendo la inteligencia de los socios con estos latrocinios!”, exclamó. Y aclaró que en el rubro de cesión de derechos de marca supera el monto de los 90 millones de dólares. Citó también las operaciones fraudulentas hechas en el Hotel Azul Ixtapa, en Productos Concreteros Mexicanos (PCM) y sus pasivos. “Esto nos confirma que hemos sido engañados y privados de nuestros derechos y patrimonio por el simple hecho de haber confiado en quienes decían representarnos con moral y valores”, dijo. Valverde sostuvo que no es un problema familiar, pero si entre los directivos que comenzaron a divulgar sus “operaciones fraudulentas” a otros socios que tomaron cartas en el asunto, empezando por Alfredo Alvarez, y ahora recabando pruebas comprenden porque Guillermo Alvarez no quiere denunciar a Terroba Wolf, pese a que se lo exigieron desde el 7 de octubre del 2007.

Comentarios