Selección femenil: apoyo a cuentagotas

lunes, 27 de junio de 2011
Si bien durante la última década el futbol femenil ha logrado avances, la Federación Mexicana de Futbol no le proporciona el apoyo necesario para salir de la precariedad. Tampoco ha contribuido a la creación en México de una liga profesional que permita a las mujeres dedicarse de tiempo completo a este deporte. Las integrantes de la Selección se proponen calificar por lo menos a cuartos de final en el Mundial de Alemania 2011 que arranca este domingo 26, y de ahí proyectarse hacia los Juegos Panamericanos y los Olímpicos. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Cuando México participó por primera vez en un mundial de futbol femenil, en 1999, las integrantes de la Selección nacional ni siquiera tenían una cancha para entrenar. Realizaban su preparación en un llano del Centro Ceremonial Otomí, en el Estado de México, donde driblaban vacas y borregos. Después de 12 años, las jugadoras todavía no alcanzan el privilegio de concentrarse en las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut). Ahí entrenan, pero duermen en Villas Tlalpan de la Conade, a unos 40 minutos de distancia. En aquella Selección nacional, Maribel Domínguez era una novata de escasos 20 años. Hoy, a sus 32 años, es la mejor futbolista mexicana y encabeza el grupo de 21 seleccionadas que, dirigidas por Leonardo Cuéllar, representarán a México en el Mundial de Alemania 2011, apenas el segundo al que se ha logrado clasificar. Como las mujeres han obtenido buenos resultados, los directivos del futbol mexicano han apoyado a las selecciones femeniles. No obstante, los recursos que les destinan a cuentagotas no se comparan con los que reciben los hombres, incluso quienes juegan en las categorías menores. En 2006, la Femexfut quedó en vergüenza cuando se hizo público que las seleccionadas nacionales no contaban con su propia maleta para los viajes internacionales. Se supo que sólo había 30 valijas que las futbolistas debían compartir. Las jugadoras de la Sub-20 fueron captadas en el aeropuerto cuando sacaban sus pertenencias de unas maletas marca Nike para meterlas en bolsas de plástico del supermercado. Luego de su regreso del Mundial de Moscú, las seleccionadas estaban obligadas a entregar las valijas a sus compañeras de la Selección mayor. “Les dijimos que debían entregar las maletas a la Comisión de Selecciones para que las ocuparan las jugadoras de la Selección mayor. Desde antes del Mundial se les hizo saber que las valijas se les iban a pedir, ya que no tenemos el surtido adecuado por parte de Nike. No es la primera vez que se hace; es una costumbre que en la Selección femenil las maletas son a préstamo. El apoyo que tenemos es excelente de acuerdo con las necesidades del futbol de nuestro país”, declaró en agosto de ese año Enrique Silva Terán, jefe de la delegación que viajó a Moscú. De acuerdo con Maribel Domínguez, sí ha aumentado el apoyo y reconocimiento hacia al futbol femenil en México. “Volteo hacia atrás y recuerdo aquel Mundial donde pasábamos muchas carencias. A lo mejor no había tanto apoyo, pero de ese tiempo para acá hemos crecido bastante”, reconoció la futbolista en mayo pasado. Gracias a que se ha consolidado en el futbol de España, Maribel se ha convertido en el máximo referente del balompié femenil mexicano. En 2005, la futbolista originaria de Chalco, Estado de México, que en su infancia se disfrazaba de hombre para que la dejaran jugar en equipos llaneros, emigró a Europa. Fue contratada por el Barcelona, de donde se marchó un año más tarde por las severas diferencias que tuvo con la entrenadora. En la temporada 2007, Domínguez regresó a España, esta vez fichada por el U.E. L’Estartit, de la Superliga Femenina, su actual equipo que durante casi tres años no le permitió acudir a las convocatorias de la Selección nacional, según ha comentado la propia Maribel. Para el Premundial realizado en Cancún, Quintana Roo, en noviembre de 2010, Marigol se reintegró con las tricolores y marcó seis goles. El más importante, en el triunfo 2-1 ante Estados Unidos, oncena a la que habían enfrentado en 24 ocasiones con saldo de 23 derrotas y un empate, con nueve goles a favor y 106 en contra. Con esa victoria, México consiguió su boleto para el Mundial de Alemania. Después de que la escuadra mexicana logró esta calificación, el presidente de la Femexfut, Justino Compeán, anunció que tanto las jugadoras como el cuerpo técnico recibirían un bono. Sin embargo, expuso que la creación de una liga profesional femenil de futbol no podría concretarse en el corto plazo. También destacó que el Consejo de Dueños de la Federación no le ha quitado el apoyo económico a las selecciones femeniles, a pesar de que éstas no generan ganancias. “Le apostamos a la continuidad, a la inversión que se ha hecho, porque han sido cantidades muy grandes. Hay que invertir porque las selecciones femeniles no generan ingresos, pero afortunadamente el Consejo de Dueños nos ha aprobado el presupuesto y va a seguir en aumento. Queremos que se siga desarrollando el futbol femenil y le vamos a apostar fuerte en el sector aficionado para que todas las ligas femeniles nos sirvan de visorías, de cantera, para tener más chicas en estas selecciones”, planteó el federativo. “Cuando empecé a jugar en la selección tenía 14 años y no eran fáciles las condiciones en las que entrenábamos, pero ahora hay mucho más apoyo. El futbol femenil en el país ha subido muchísimo y hay más niñas jugando futbol”, dijo la mediocampista Guadalupe Worbis al portal www.mediotiempo.com, en noviembre de 2010. Jugadoras de carrera En 1998, por invitación de Enrique Borja, entonces presidente de la Femexfut, el exfutbolista Leonardo Cuéllar se convirtió en entrenador de todas las selecciones femeniles de México. El exvolante de los Pumas cuenta que su proyecto para dirigir a las selecciones femeniles comenzó en su casa, con una computadora, un utilero y su ahijado que lo ayudaba. Con el tiempo, en las oficinas de la Tercera División de la Femexfut les abrieron un espacio y la secretaria de esa área lo ayudaba con el trabajo administrativo. En la actualidad, las tres categorías de las selecciones femeniles cuentan con directores técnicos, masajistas, utileros, doctores y una oficina en la que se atiende a casi 200 niñas futbolistas. Cuéllar confía en que un buen resultado en Alemania 2011 hará posible que el futbol femenil mexicano tenga mejores condiciones. “El futuro del futbol femenil dependerá de los resultados de este Mundial. Regresa la Selección mayor al Mundial y queremos subir al podio en los Panamericanos para poder llegar a los Juegos Olímpicos. Necesitamos más jugadoras con más hambre de forjarse una carrera dentro del futbol. Es una combinación de factores que se traducirá en mayores éxitos para el futbol femenil en México”, declaró Cuéllar el miércoles 8, cuando dio a conocer la lista de jugadoras convocadas. Charlyn Corral, de 19 años, jugará en Alemania su primer Mundial con la Selección mayor y el cuarto con un representativo nacional. A los 14 años fue considerada por la FIFA como “la nueva niña prodigio del balompié mundial”, por su desempeño en el Premundial Sub-17 rumbo a Rusia 2006. En ese torneo fue la máxima goleadora con siete tantos. A su corta edad, Corral ya ha representado a México en las categorías Sub-15, Sub-17, Sub-20 y Mayor, a la que fue convocada por primera vez cuando apenas contaba con 13 años. Aunque sólo mide 1.60, su técnica y manejo de balón no tienen paralelo en México. El año pasado Charlyn jugó su tercero y último Mundial en la categoría Sub-20. Las mexicanas avanzaron hasta cuartos de final, donde sucumbieron 3-1 ante Corea del Sur. En esa Selección también participaron Cecilia Santiago, Nayeli Rangel, Kenty Robles, Alina Garciamendez y Sandra Stephany Mayor. Ahora todas ellas forman parte de la Selección mayor. Las otras jugadoras que participarán en Alemania 2011 son las porteras Érika Vanegas y Pamela Tajonar; las zagueras Marlene Sandoval, Natalie Vinti, Natalie García, Luz del Rosario Saucedo y Mónica Alvarado; las mediocampistas Evelyn López, Dinora Garza y Teresa Loyola, y las delanteras Verónica Pérez y Mónica Ocampo. La Selección femenil, que de acuerdo con el último ranking mundial de la FIFA se ubica en la posición 22, comparte el grupo “B” con Inglaterra, Japón y Nueva Zelanda, que se encuentran en los lugares 10, 4 y 24, respectivamente, en esa lista encabezada por Estados Unidos, Alemania y Brasil. México debutará el lunes 27 ante Inglaterra en Wolfsburg; jugará su segundo partido el viernes 1 de julio frente a Japón en Leverkusen, y cerrará la fase de grupos ante Nueva Zelanda el martes 5 de julio en Sinsheim. El objetivo de Leonardo Cuéllar es alcanzar los cuartos de final, lo que representaría el mejor resultado en la historia del futbol femenil en esta categoría. En el Mundial de 1999, México fue eliminado en la primera ronda sin haber ganado un solo partido, con un gol a favor y 15 en contra. Maribel fue la única jugadora que pudo anotar un gol en las tres derrotas que la escuadra mexicana sufrió ante Brasil 7-1, Alemania 6-0 e Italia 2-0. Los rivales Aunque Inglaterra sólo ha calificado a dos Mundiales –1995 y 2007, en ambos alcanzó los cuartos de final–, en los últimos seis años el futbol femenil en ese país ha crecido mucho de la mano de la entrenadora Hope Powell, quien tiene a su cargo todos los equipos de mujeres a partir de la categoría Sub-15. A diferencia de México, que no cuenta con una liga femenil, la mayoría de las jugadoras inglesas son futbolistas profesionales de tiempo completo. Las británicas no han perdido un solo partido desde febrero de 2010. En la Selección ha jugado desde hace 15 años la delantera Kelly Smith, quien durante ese tiempo ha marcado 42 goles. El mejor resultado que ha obtenido Japón en sus cinco participaciones mundialistas fue en 1995, cuando llegó a los cuartos de final. Para esta edición, las niponas pueden presumir que quedaron en tercer lugar en la Copa Asiática 2010 y que eliminaron a la poderosa Selección de China. Entre las seleccionadas japonesas destacan la delantera Kozue Ando, quien juega en la liga femenil alemana con el Duisburgo; Mana Iwabuchi, ganadora del Balón de Oro en el Mundial Femenil Sub-17, y la capitana Homare Sawa, quien disputará su quinto Mundial y con su selección promedia un gol cada dos partidos. Nueva Zelanda es el equipo más débil del grupo “B”. En sus dos participaciones mundialistas (1991 y 2007) no ha podido ganar un solo encuentro. Sin embargo, en la eliminatoria para Alemania 2011 ganó los cinco partidos que disputó, en los que no aceptó un solo gol y marcó 50. Su máxima goleadora fue Amber Hearn, quien anotó 12; en tanto, Sarah Gregorius, Rosie White (de apenas 18 años) y Hannah Wilkinson marcaron siete cada una. Actual bicampeón del futbol femenil, Alemania es amplio favorito para obtener el campeonato. En 2007, la escuadra que desde hace seis años dirige la entrenadora Silvia Neid fue tan avasallante que terminó invicta el torneo y sin haber aceptado una sola anotación. Las mismas jugadoras intentarán ganar su tercer título en forma consecutiva. Las veteranas Birgit Prinz (delantera) y Nadine Angerer (portera) son las líderes de la selección teutona. A sus 33 años, Prinz ha sido elegida por la FIFA en tres ocasiones como la mejor jugadora del mundo. La goleadora Inka Grings, de 32 años, fue designada hace unos meses como Jugadora del Año en su país por segunda temporada consecutiva, y se proclamó máxima anotadora en las Eurocopas de 2005 y 2009. La selección brasileña nunca ha levantado un título mundial. En este Mundial las jugadoras que dirige el entrenador Kleiton Lima aspiran a subir al podio, algo que sólo ha sucedido en 2007 como subcampeonas, y en 1999, cuando ocuparon el tercer lugar. Lima fue contratado en enero de 2009 con el objetivo de conducir a Brasil a realizar un extraordinario papel en Alemania 2011. El director técnico trabajó como visor de Carlos Alberto Parreira, y actualmente también dirige al Santos en la liga femenil de su país, que en octubre de 2010 se proclamó campeón de la Copa Libertadores. La jugadora más destacada de la escuadra carioca es Marta, quien a sus 24 años ha ganado todos los títulos individuales posibles: Balón de Oro, Bota de Oro en el Mundial Femenil 2007 y ha sido elegida Jugadora Mundial de la FIFA durante los últimos cuatro años. La acompaña en el ataque Cristiane, máxima anotadora en los Juegos Olímpicos de Beijing. Entre las dos anotaron 17 goles en los siete partidos de la eliminatoria sudamericana que Brasil disputó y en la cual terminó invicto. Marta marcó nueve y Cristiane ocho, del total de 25 que marcó el conjunto verdeamarelha. Sin olvidar a Suecia, Canadá y Corea del Norte, otro favorito para conquistar el título mundial es Estados Unidos, equipo que desde que cayó en las semifinales en China 2007 sólo ha perdido dos partidos: en su debut en los Olímpicos de Beijing 2008 ante Noruega (aunque luego ganó la medalla de oro) y ante México en el Premundial de Cancún. Es decir, en los últimos 66 partidos que han disputado, las estadunidenses han logrado 58 triunfos y sólo seis empates.

Comentarios