Asesinan a tiros al exfutbolista del Cruz Azul "Nacho" Flores

jueves, 11 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El exfutbolista del Cruz Azul, Ignacio Flores Ocaranza, fue asesinado a balazos por un grupo de sujetos armados cuando circulaba en su camioneta por la autopista México-Cuernavaca. Los hechos ocurrieron la noche de ayer, a la altura de la gasolinera del poblado de Chamilpa, Morelos, cuando el exlateral de La Máquina de Cruz Azul recibió varios disparos que le provocaron la muerte. El sistema de emergencias recibió alrededor de las 23:30 horas una llamada telefónica, en la que se informaba que un grupo de sujetos armados había agredido a tiros a varias personas que viajaban en una camioneta Chrysler. Al arribar al lugar del incidente, los cuerpos de rescate encontraron dentro de la unidad a Rosalba Flores, de 53 años de edad, quien presentaba una lesión en un brazo, ocasionada con arma de fuego. También hallaron con vida a un hombre que dijo llamarse Lorenzo Flores, de 60 años de edad, y a la niña Luz Andrea, de nueve años, quien sufrió una crisis nerviosa. En el asiento del piloto estaba el cuerpo sin vida de Nacho Flores, quien conducía el vehículo que quedó en uno de los accesos de la autopista a la colonia Universidad. Los lesionados fueron trasladados al hospital Henry Dunant para que recibieran atención médica. La camioneta marca Chrysler dorada del estado de Arkansas, con permiso para circular por 30 días, presentaba varios impactos de bala en un costado. En el lugar de los hechos quedaron regados más de 50 casquillos percutidos de armas AR-15 y AK-47, nueve milímetros y cartuchos calibre 12 de escopeta. Al momento, las autoridades tienen dos líneas de investigación: un asalto para despojar al futbolista de su camioneta, y una confusión con un capo de las drogas. Este jueves, la directiva del Cruz Azul confirmó la muerte del lateral que jugó al lado de Miguel Marín, también fallecido, Alberto Quintano, Javier Kalimán Guzmán, entre otros grandes futbolistas que marcaron una época en el cuadro de La Máquina.

Comentarios