"Suazo tiene que cumplir su contrato", advierte dueño de Monterrey

lunes, 9 de enero de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- José Antonio Fernández Carbajal, presidente de Fomento Económico Mexicano (Femsa) y propietario del club Rayados de Monterrey, afirmó que el delantero chileno Humberto Suazo, El Chupete, quien expresó su deseo de dejar al equipo, está obligado a cumplir el contrato que tiene con el equipo hasta el año entrante. El empresario señaló que El Chupete, por ser un profesional, debe saber que los contratos se tienen que cumplir obligatoriamente. “Es un buen jugador, pero todo mundo tenemos que cuidar lo que firmamos y respetar los contratos. Es un gran jugador que, estoy seguro, seguirá dando mucha satisfacción a todos. Tiene que entender que lo que compromete uno lo tiene que cumplir”, dijo el industrial conocido como El Diablo, quien acompañó al presidente Felipe Calderón en la inauguración del centro Médico Zambrano Hellion, en San Pedro. Suazo se reportó tarde a la pretemporada de La Pandilla y por ello fue multado y enviado a entrenar en solitario, mientras se resuelve su situación contractual. El contrato que firmó al llegar en el 2010, después de un desafortunado paso por el Zaragoza, de la liga de futbol española, lo liga con la escuadra regiomontana hasta el 30 de junio del 2012. El jugador ha expresado su deseo de emigrar al futbol sudamericano y el equipo que más ha sonado para adquirir sus servicios es Boca Juniors, de Argentina. Sin embargo, Luis Miguel Salvador, el presidente deportivo del club, ya dijo que aunque el equipo argentino presentó una oferta, no fue lo suficientemente atractiva para las aspiraciones de Rayados, que dejarán ir al goleador andino únicamente en compra definitiva. El sábado pasado, antes de que iniciara el juego inaugural en el Tecnológico de Monterrey, fueron presentados uno por uno todos los jugadores que integran la plantilla. Suazo no fue mencionado, lo que incrementó los rumores de su inminente salida. Rayados ganó 2-1 a Jaguares en su estreno en este torneo Clausura 2012.

Comentarios