Omisiones de la Conade empañan premiación a atletas

miércoles, 28 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- A dos días de dejar la dirección de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Bernardo de la Garza reapareció en su último acto público para entregar a los 118 atletas más destacados de los últimos cuatro años el reconocimiento denominado “Insignias deportivas”. Sin embargo, sólo siete deportistas y Ernesto Canto (por trayectoria) recibieron el reconocimiento, aparte de que se entregaron 18 diplomas, sin las respectivas insignias, a los futbolistas de la Selección Olímpica que ganaron oro en Londres 2012. El premio, creado por el propio De la Garza con el pretexto de que nunca antes la Conade había reconocido a los atletas mexicanos, consistió en un logotipo de esta dependencia en forma de pin de oro blanco o amarillo, con brillantes o esmeraldas, según la categoría o categorías en las que cada atleta fue reconocido. De acuerdo con los criterios, las insignias se otorgan en cinco categorías: Diamante plus (quienes ganaron medallas de oro en Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales y Juegos Panamericanos); Diamante (quien haya obtenido medallas sin importar el metal en estas mismas justas), y Juegos Olímpicos (quienes hayan ganado medalla en esta justa sin importar el color alcanzado). Además de Campeonatos Mundiales (quienes hayan ganado medallas en este tipo de competencias sin importar el color), y Diploma Juegos Panamericanos (quienes hayan obtenido medalla de oro en estas justas regionales). Este miércoles, en el adiós de su gestión, De la Garza entregó insignias a sólo dos atletas convencionales: María Espinoza, de taekwondo (Diamante Plus), y a Paola Espinosa, de clavados (Diamante). En ese mismo acto también recibieron el premio cinco atletas paralímpicos: Amalia Pérez (powerlifting), Salvador Hernández (atletismo), Patricia Valle y Juan Ignacio Reyes (natación) obtuvieron la Diamante Plus, y Mauro Máximo (atletismo) recibió la Diamante. Las atletas Laura Sánchez, de clavados, y la paralímpica Patricia Bárcenas, de powerlifting, también ganaron la Diamante, pero no asistieron al acto de entrega. En nombre de los 18 jugadores del Tri olímpico, el entrenador de ese equipo, Luis Fernando Tena, recibió el mismo número de diplomas, no así las insignias correspondientes. Aunque muchos otros de los ganadores de las insignias estuvieron presentes en el Museo Nacional de Arte, como Aída Román, Mariana Avitia, Paola Longoria, Damián Villa, Alejandra Orozco y Julián Sánchez, ningún funcionario de Conade explicó por qué ellos no recibieron públicamente los reconocimientos. Otros, como el mediofondista Juan Luis Barrios, también se fueron con las manos vacías, a pesar de que les correspondía un diploma. Tampoco nadie explicó a los atletas paralímpicos por qué sólo cinco de ellos recibieron reconocimientos. Más tarde, en la comida para despedirse de los atletas del fideicomiso CIMA, De la Garza les dijo que después les entregarán los diplomas, pero ya no hizo referencia a cuándo les darán las insignias que faltan. Apro tuvo acceso a información que indica que uno de los dos proveedores a los que Conade encargó la elaboración de las insignias incumplió con la entrega del trabajo, ya que los funcionarios, entre ellos Carla Román, secretaria de Bernardo de la Garza, hicieron el pedido con apenas tres días de anticipación, además de que la dependencia no quiso entregar un pago por adelantado. La empresa Jofinsa, que elaboró las insignias para los atletas paralímpicos, sí entregó completo y a tiempo el trabajo, por lo que no se entiende por qué la Conade no terminó de repartir los premios durante el acto de esta mañana. La Conade tampoco ha informado sobre el costo de cada una de las piezas de oro y piedras preciosas ni de qué partida se tomaron los recursos.

Comentarios