Analiza presidente del Real Madrid despedir a Mourinho

lunes, 24 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El diario El País publicó en su edición de este lunes que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, atraviesa por la disyuntiva de despedir a José Mourinho como director técnico del cuadro merengue. El periodista Diego Torres asegura que Zinedine Zidane le sugirió a Pérez que el italiano Marcelo Lippi sería un técnico provisional magnífico para hacerse cargo del equipo hasta junio, pero su fichaje se antoja difícil porque tiene dos años más de contrato con el Guanghzou de China. “Le avala su don de gentes tanto como su maestría para gestionar eliminatorias a doble partido (ningún otro técnico ha dirigido más finales de Champions). Fascinado ante la posibilidad de dar con la tecla, Florentino Pérez investigó la posibilidad de contratar al italiano con resultados decepcionantes. Lippi es el entrenador mejor pagado del planeta y tiene dos años más de contrato con el Guanghzou chino. Su fichaje es una quimera y los rastreadores del club no descubren otro candidato que ofrezca garantías suficientemente tranquilizadoras para un presidente que no encuentra la salida”. El reportero plantea que existen dos razones por las cuales Florentino Pérez no ha echado del club al portugués, a pesar de que el último mes el Madrid ha perdido ante el Betis, el Celta (en la Copa) y el Málaga, y empató con el Espanyol. En Liga la brecha de puntos con el Barcelona ha pasado de 8 a 16 y la clasificación para los cuartos de final de la Copa ha quedado comprometida tras el 2-1 en Vigo; a lo que se suma la derrota del sábado en Málaga (3-2), con el capitán Iker Casillas como portero suplente. “El primer motivo de cautela es que la destitución supondría el reconocimiento de un grave error del que él es el máximo responsable. Más que un violento giro en su política deportiva, la destitución significaría que el hombre a quien el propio Florentino Pérez concedió más poder que a ningún entrenador en la historia del club, con prerrogativas que incluso le permitieron alterar drásticamente la imagen que proyectaba una institución centenaria, fue el hombre equivocado. El presidente teme que, tras sus continuadas y vehementes muestras de apoyo, su identificación con Mourinho le exponga al juicio de los socios. “El otro factor que inspira cautela en Florentino Pérez es la indemnización por la rescisión unilateral del contrato, que asciende a 20 millones de euros netos. En el Madrid aseguran que la cantidad está reservada desde hace semanas por si, finalmente, se produce lo inevitable. Los 20 millones de la rescisión se sumarían así a los 20 millones que pagaron al Inter por su fichaje, totalizando gastos por 40 millones. El propio Florentino Pérez observa que esta cantidad es difícilmente justificable por un técnico que solo ganó una Copa y una Liga”, dice el texto de Torres. Además de Zidane, otros colaboradores han invitado a Pérez a plantearse la destitución de Mourinho si el equipo no funciona. “Algunos de estos asesores sostienen que, aunque suponga el reconocimiento de un error, tomar decisiones es un deber del presidente en momentos de crisis. Le han avisado de que, de no echarlo, lo más probable es que se encuentre en marzo fuera de todas las competiciones y, además, rodeado de abonados que se girarán hacia el palco para acusarle de pusilánime. “Un asesor que conoce al vestuario le recordó al presidente que cuando Abramóvich despidió a Mourinho del Chelsea en 2008 el equipo reaccionó alcanzando la final de la Champions. El entrenador de reemplazo fue Avram Grant. Como Toril, casi un desconocido. Irrelevante, en cualquier caso, para estimular a una plantilla que, como ahora ocurre a los jugadores del Madrid, estaba deseosa de demostrar que valía más que su mánager. El presidente sabe desde hace un mes que los futbolistas desean liberarse de Mourinho para poder reivindicarse. Pero desconfía de esta solución”. Diego Torres también asegura que otros asesores, los más conectados con el equipo, le advirtieron a Florentino Pérez que era preciso tomar medidas drásticas para tener alguna posibilidad de salvar la temporada. “Le informaron de que al mánager se le había escapado el control del vestuario y que sería prácticamente imposible conquistar un título si antes no lo destituía”.  

Comentarios