Miguel Calero presenta muerte cerebral

lunes, 3 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El club Pachuca dio a conocer que el exportero Miguel Calero tiene muerte cerebral. A través de su cuenta de la red social Twitter @TuzosOficial, la directiva del equipo añadió que el exfutbolista de origen colombiano continuará en terapia intensiva bajo medidas de soporte vital. “Por medio del presente y después de haberle realizado los estudios y análisis correspondientes hace unos momentos, informamos que el director técnico de arqueros, del Grupo Pachuca, Miguel Ángel Calero Rodríguez, presenta muerte cerebral. Miguel Calero a partir de este momento continuará en terapia intensiva bajo medidas de soporte vital”, señala el escueto comunicado. El domingo 25 de noviembre Calero fue trasladado en helicóptero de Pachuca al hospital Médica Sur en la Ciudad de México luego de que sufrió una trombosis cerebral. Fue intervenido quirúrgicamente y los médicos esperaron 72 horas para ver cómo evolucionaba. Sin embargo, dos días después el neurocirujano que lo operó, Édgar Nathal, reveló que Calero presentaba un edema cerebral, pero que “no es alarmante” porque una tomografía que se le practicó mostraba que no había infarto cerebral. “Se hizo una tomografía el día de hoy, la cual sigue sin demostrar lo que nosotros llamamos un infarto masivo, eso quiere decir que sigue circulando la sangre a través de la impermeabilización que se hizo y lo único que estamos considerando es que él tiene una reacción natural, que es un edema cerebral secundario al tiempo que estuvo ocluida (la arteria) y al tratamiento. “Es una inflamación, exactamente, lo que pasa en cualquier otra parte del cuerpo, donde no hay limitación de volumen para un edema, en el cerebro el cráneo se convierte en una limitante porque no puede rebasar las barreras del cráneo. ¿Qué es lo que pasa en el cerebro?, que empieza a comprimir el lado contralateral, que está sano, o puede dañar la circulación de las pequeñas arterias y estructuras que están alrededor”. Calero sufrió una trombosis en 2007 en el brazo izquierdo que lo obligó a dejar las canchas por espacio de seis meses. A pesar de que no se recuperó en su totalidad, siguió en la actividad hasta 2011.

Comentarios