Se extingue poderío de Vázquez Raña; renuncia a sus cargos en el COI

jueves, 15 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El empresario Mario Vázquez Raña no aguantó más. Ni siquiera esperó apagar las 80 velitas de su cumpleaños y este día presentó su renuncia a todos sus cargos en el Comité Olímpico Internacional (COI). Vázquez Raña, cuya reelección al frente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) fue ampliamente discutida por sus agremiados –apenas la semana pasada-, adelantó su dimisión con carácter de “irrevocable” a sus tres cargos en el organismo internacional: la comisión ejecutiva, la presidencia en Solidaridad Olímpica, así como la presidencia a la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ACNO). El octogenario dirigente, quien en junio próximo cumple los 80 años de edad, estaba obligado a abandonar por reglamento algunas de sus posiciones en el COI. “Me ha resultado muy difícil tomar tan drástica decisión. Durante más de 40 años, primero como atleta y luego como dirigente, he estado estrechamente vinculado al Movimiento Olímpico”, externó Vázquez Raña en la carta dirigida al presidente del COI, Jacques Rogge. El directivo se mantendrá únicamente en la presidencia de la Organización Deportiva Panamericana, donde fue reelecto la semana pasada tras una polémica asamblea general, donde apenas 17 de los 41 comités olímpicos nacionales votaron por “aclamación”. Mario Vázquez se mantuvo al frente de la Odepa, gracias a presentarse como candidato único a las elecciones para el periodo 2012-14, apenas la semana anterior. En la misiva dirigida a Rogge, Vázquez Raña reconoció que la asamblea general de la Odepa le pidió que abandonara los cargos internacionales “y me concentrara en la presidencia de la Organización Deportiva Panamericana”. “Al dejar los cargos en el movimiento olímpico lo hago con la satisfacción de haber cumplido con mis obligaciones, ofreciendo mi contribución al éxito del deporte olímpico internacional, en particular los Juegos Olímpicos”, dijo. En la edición de la presente semana, Proceso (1845) documentó la serie descontentos que suscitó la cuestionada reelección del octogenario dirigente.

Comentarios