Técnico de Nueva Zelanda pretende 'ponerle presión' al Tri

lunes, 18 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El entrenador de Nueva Zelanda, Ricki Herbert, se ilusiona con “ponerle presión a México” en el segundo y decisivo juego de la repesca mundialista, que tendrá lugar en las primeras horas del miércoles en Wellington: “Mentalmente, los jugadores están bien. Saben que deben jugar sin presión”, aseguró al exponer que “nada es más importante” para sus discípulos que el miércoles puedan tener una sonrisa en la cara y estar satisfechos de lo que hicieron. En conferencia de prensa, advirtió que antes de buscar el 4-0 que necesita su selección para avanzar al Mundial de Brasil, “lo importante es cambiar el reto al nivel en el que tengamos posibilidades y potencialmente ponerle presión a México y de esta manera ver cómo responden”. Luego recordó que en la repesca anterior, contra Bahrein, “hubo un grado muy importante de presión, por el resultado que obtuvimos fuera y la posibilidad que había para ir a un mundial después de 28 años”. Nueva Zelanda enfrentará a México con una difícil misión luego de caer por goleada (1-5) en el partido de ida disputado el pasado miércoles en el Estadio Azteca. Al respecto, Herbert considera que el peor error será transmitir una situación negativa a sus discípulos para el juego de vuelta, a pesar del marcador que necesitan obtener (4-0) para asegurar el boleto al Mundial de Brasil. Según el delantero Jeremy Brockie, este miércoles se verá a una Nueva Zelanda diferente, y aprovechó para responderle a Hugo Sánchez, quien aseguró que el actual campeón de Oceanía no es más que un grupo de hombres rechazados que no pudieron jugar rugby, uno de los principales deportes del país. Dijo que por ese tipo de comentarios se motiva para “poner en su lugar a ciertas personas. Si podemos derrotar a México habrá algunas personas que se tragarán sus palabras”.

Comentarios