Termina juicio "Operación Puerto" en España; sin esclarecer red de dopaje

martes, 30 de abril de 2013
MÉXICO D.F. (apro).- La juez Julia Patricia Santamaría condenó a un año de prisión e inhabilitó por cuatro más al doctor Eufemiano Fuentes, acusado de encabezar una red de dopaje en España, con lo que llega a su fin el juicio de la llamada “Operación Puerto” sin que quede claro el escándalo puesto al descubierto hace siete años. Santamaría rechazó la petición de las autoridades deportivas y antidopaje internacionales de tener acceso a una muestra de las más de 200 bolsas de sangre que la Guardia Civil incautó a Fuentes para de esta manera poder identificar a los deportistas –españoles y extranjeros-, que recurrieron a los servicios del médico para realizarse transfusiones prohibidas. “Procede acordar el decomiso y posterior destrucción de las bolsas de sangre, plasma y concentrados de hematíes y de su contenido aprehendidas en las entradas y registros realizados en los domicilios de Eufemiano Fuentes y José Luis Merino Batres, lo que se verificará una vez la presente resolución adquiera firmeza (...) sin que haya lugar a la entrega de muestras solicitada por parte de las representaciones de Real Federación Española de Ciclismo (RFEC), Asociación Mundial Antidopaje (AMA), Unión Ciclista Internacional (UCI) y Comitato Olimpico Nazionale Italiano (CONI)”, escribió la juez en su sentencia. La directora de la Agencia Estatal Antidopaje, Ana Muñoz, recurrirá ante la Audiencia Provincial de Madrid la decisión de no entregar las bolsas tanto por la vía administrativa como por la penal. Además de condenar a un año de prisión y cuatro de inhabilitación a Eufemiano Fuentes, quien tendrá que pagar una multa de 15 euros diarios durante 10 meses, Santamaría sentenció a cuatro meses a Ignacio Labarta, otro de los involucrados, por un delito contra la salud pública. Ninguno ingresará a la prisión en virtud de que sus condenas no superan los dos años de castigo. Los demás acusados, Yolanda Fuentes (hermana de Eufemiano), Vicente Belda y Manolo Saiz, fueron absueltos. Las acusaciones solicitaban penas de entre un año y dos años y medio.