Pese a los años de olvido, Senado hace homenaje póstumo a Soraya Jiménez

martes, 7 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- A pesar de que la campeona olímpica Soraya Jiménez manifestó antes de morir que no deseaba que se le realizara ningún homenaje, el Senado de la República le rindió este martes uno póstumo. Con la presencia de los padres de la exlevantadora de pesas en el recinto legislativo, el presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra, refirió que Soraya Jiménez, quien falleció el pasado 28 de marzo, enfrentó durante su vida una serie de vicisitudes, las cuales, enfatizó, siempre logró superar. “Se enfrentó a muchas adversidades, no sólo en la parte deportiva, olímpica y de entrenamientos, sino adversidades que se le presentaban en la vida, pero siempre pudo superarlas. Soraya representó algo muy grande para México, no sólo levantó las barras con el peso, sino a todo un pueblo que, en la madrugada (cuando ganó el oro olímpico en Sydney 2000), no dejaba de seguirla en la televisión. Jamás se doblegó, jamás tuvo una duda”. José Luis Jiménez, hermano de Soraya, narró en entrevista con Proceso (número 1904) cómo políticos de distintos partidos lucraron con la imagen de la atleta y se rehusaron a ayudarla a conseguir trabajo, a pesar de que muchos se lo prometieron durante sus campañas electorales. Incluso señaló que su hermana quedó asustada con la forma cómo el cadáver del también medallista olímpico Nóe Hernández anduvo de lado a lado en homenajes que, consideró, debieron haberle hecho en vida. “El deportista de alto rendimiento en México entrena, obtiene una medalla olímpica y luego no sabe qué hacer. Todo el mundo se le acerca, desde políticos hasta gente que quiere que realcen sus eventos. Muchos políticos que la invitaban a apoyarlos nunca se acordaron de que también comía, de que tenía necesidades y de que tenía que ganar dinero. Quedó en el olvido económicamente. No estudian porque son atletas de alto rendimiento, luego comienzan a estudiar cuando están en una edad en la que ya deberían trabajar. “Pero si estudian, ¿de qué viven? Nadie te estira la mano. El último año se dedicó desesperadamente a tocar puertas y no se le abrieron. Todo el mundo le decía: ‘Sí, amiga Sorayita, Sori…’. La realidad es que lo poco que tenía, ahora nos dimos cuenta, se dedicaba a darlo, pero a ella nunca le dieron. Y así se fue, sin nada, viviendo al día. Qué triste que sea al final. ¿Por qué no en vida? Como decía Soraya, ¿homenajes, para qué?”, declaró José Luis Jiménez a Proceso. La presidenta de la Comisión de Equidad de Género, Diva Gastélum, dijo que Soraya Jiménez fue una mujer de templanza, una gran campeona, una mujer victoriosa. Soraya es un ejemplo, primera mujer campeona, en una disciplina pensada para hombres. Nos dicen que las mujeres somos el sexo débil, pero Soraya borró todo ese rastro de discriminación. “He visto las lágrimas de su padre, pero he visto la serenidad de su madre, que refleja el complemento perfecto del entorno en el que Soraya pudo crecer. Le damos a Soraya un agradecimiento por vencer todas las barreras, eres un ejemplo para todas las mujeres mexicanas”, aseveró Gastélum, quien entregó un reconocimiento a los padres de la atleta.

Comentarios