Regalan el triunfo a Chávez Jr; hasta TV Azteca lo vio perder

domingo, 29 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Hasta TV Azteca vio perder a su boxeador estrella, Julio César Chávez Jr. pero los jueces le dieron el triunfo, por unanimidad, al boxeador mexicano. Al término de la pelea efectuada en Carlson, California, el estadunidense Brian Vera festejaba en su esquina mientras Chávez, sin sonrisa, con el pómulo derecho lastimado, fatigado, escuchaba a su padre Julio César también con el rostro desencajado. Pero los jueces le salvarían la noche. Lo vieron ganador y entonces su cara asomó una tímida sonrisa que inmediatamente desapareció cuando escuchó los abucheos de los aficionados. Cuando lo declararon derrotado, Vera movió la cabeza negativamente y al darse cuenta que Chávez se dirigía a su esquina para saludarlo se bajó apresuradamente del cuadrilátero y evitó el encuentro con el mexicano. Al final de su transmisión, los cronistas de TV Azteca dijeron que no serían "paleros de nadie" y subrayaron que para ellos, Vera había sido el triunfador. Eduardo Lamazón, quien en cada transmisión boxística de esa televisora, da a conocer, en su valoración, quien va ganando round por round, dio el triunfo para Vera por 97 a 93. Sin embargo, los jueces vieron ganar a Chávez 96-94, 97-93 y 98-92. Chávez regresó de un año de inactividad, luego de que en septiembre del 2012 perdió el título ante el argentino Sergio "Maravilla" Martínez y fuera castigado por dar positivo en el control antidoping. En la preparación de este combate pasaron cosas raras. La pelea había sido pactada en un inicio en 163 libras, como Chávez no daba ese peso la subieron a 168 y como tampoco alcanzaba esa cifra la pactaron, finalmente, en 173 libras y en lugar de a doce episodios la arreglaron en diez. Ante estas modificaciones, Vera declaró en la víspera del combate a ESPN, “Obviamente va a ser penalizado, porque estábamos de acuerdo en otro peso. Es una cachetada, es una falta de respeto, pero mi equipo sabrá cómo manejarlo”, dijo entonces confiado. “Nunca he visto un fiasco como éste. Se discutió tres veces el peso y a última hora se cambia otra vez”, dijo por su parte Ronnie Shields, del equipo de Vera, al portal boxingscene.com.

Comentarios