"Tino" Asprilla denuncia amenazas de muerte

miércoles, 10 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El exfutbolista colombiano Faustino Asprilla, exjugador del Atlante, denunció que ha recibido amenazas de muerte en su contra y de su familia por parte del crimen organizado en su finca, ubicada en el departamento de Valle del Cauca. Asprilla reveló que las amenazas ocurrieron en su finca, por lo que adelantó que dejará el municipio en el que reside. “Por ser víctima de extorsión de un grupo de antisociales, con toda la impotencia y dolor tomé la decisión, por la seguridad de mis seres queridos, de abandonar (la zona rural del municipio de) Tuluá”, publicó el exfutbolista de 45 años en su cuenta Twitter. El colombiano agregó: “Toda mi vida entregada al futbol para representar a mi Tuluá, a mi Colombia, y hoy debo salir corriendo de mi propia tierra”. Además, Asprilla solicitó apoya al director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino. Faustino Tino Asprilla es un exdelantero que jugó durante un año en el futbol mexicano, con el Atlante, en el 2001. Además de participar con la selección de su país militó en el Parma FC, de Italia; Newcastle, de Inglaterra; Palmerias y Fluminense, ambos de Brasil, así como la Universidad de Chile. Tino detalló que ocho sujetos que se transportaban en motocicletas y automóviles llegaron directamente a su finca, intimidaron al personal y le pidieron comunicarse con alias Porrón, presunto exintegrante de la banda de Los Rastrojos. Dijo que después de los presuntos delincuentes le dejaron una nota por debajo de la puerta de su residencia, según la cual le pidieron comunicarse con el alias Porrón para “evitar la muerte de su familia y de sus empleados”. Desde su retiro del futbol, Asprilla se ha dedicado a la crianza de caballos. El general Palomino, quien ofreció la seguridad al exfutbolista, anunció que ya se abrió una investigación contra los presuntos responsables de la amenaza, misma que está a cargo del Grupo de Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía. Palomino no descartó que se trate “de la delincuencia común, de grupos que usan la franquicia de Porrón para delinquir a su nombre, pero no tienen nada que ver con él”.

Comentarios