Domina Tigres al América en la ida

jueves, 11 de diciembre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- Con un futbol preciso y eficiente, Tigres se impuso 1-0 en el partido de ida a las Águilas del América en la final del Torneo Apertura 2014, del futbol mexicano. Un testerazo de Joffre Guerrón, que pasó por encima de Moisés Muñoz, fue suficiente para marcar la precaria ventaja en el duelo escenificado en el Estadio Universitario ante 43 mil aficionados que en estos primeros 90 acariciaron la gloria del campeonato. Con este tanto solitario, Tigres finalmente consiguió obtener una victoria en esta liguilla y de paso rompió una racha infame de una decena de encuentros sin ganar en instancias de postemporada. Con este triunfo merecido, alargó su racha de 15 duelos seguidos sin conocer la derrota. Ahora, Tigres buscará rematar a las Águilas el domingo en el Estadio azteca, mientras los próximos anfitriones buscarán remontar el marcador y recuperar la magia que han perdido en los últimos encuentros. El primer tiempo fue dominado diametralmente por Tigres, que se apropió de la media cancha, a través de Jesús Dueñas y el Cacha Arévalo que ganaban todos los rebotes en la contención. Mohamed, por su parte, ordenó a sus muchachos que esperaran, para buscar un fortuito contragolpe con el tridente formado por Luis Gabriel Rey, Luis Mendoza y Oribe Peralta, que tuvieron una participación discreta en los primeros 45 minutos. Desde el minuto 3 los locales se fueron al abordaje, con una llegada de Gerardo Lugo por la derecha, quien sacó un disparo que fue rechazado por Muñoz con presteza. Tigres demostró vehemencia para anotar de inicio con un planteamiento ofensivo, encabezado por Jeoffre Guerrón como ariete, y con llegadas incisivas de Lugo por la derecha y Damián Álvarez por la izquierda. Hasta el 14, las Águilas demostraron peligro con un corner cerrado que cobró Miguel Layún, y que Nahuel Guzmán tuvo que echar apuradamente por arriba del larguero. Peralta avanzaba sin compañía en repetidas ocasiones. En el 28 evidenció su frustración al reclamar airadamente una falta que él mismo cometió, lo que le valió la primera amarilla del partido, recetada por el silbante Roberto García. Osvaldo Martínez, de los emplumados también fue pintado de amarillo por una innecesaria zancadilla como Dueñas, que se internaba fácilmente en territorio enemigo. Al 35 Damián puso en predicamentos a la zaga capitalina, pero después de una espectacular gambeta disparó débil a las manos del golero. Guty Estrada y Jorge Torres Nilo, laterales de Tigres por derecha e izquierda, se convirtieron en mediovolantes de ataque, sin tener delanteros a los que cuidar. Al 40, hubo una disputa cerrada del balón que terminó con una falta del americanista Jesús Molina sobre Dueñas, quien le reclamó a pechazos. Los dos fueron amonestados. El segundo tiempo no varió mucho. Los 22 que iniciaron continuaron en la cancha, con Tigres esforzándose por controlar la media cancha y los visitantes haciendo un juego pausado, asegurando la última línea con dos y hasta tres centrales que se encargaba de rodear a Guerrón y le impedían recibir el balón. El gol llegó por el lado izquierdo, cuando Dueñas hizo un largo cambio de juego que Damián controló de pecho con elegancia y rápidamente desbordó a Ventura Alvarado, quien trastabilló, dejando escapar al Enano. El centro de zurda fue precisó a la cabeza del ecuatoriano que le dijo No a la pelota y la puso a guardar a segundo palo. El tanto parecía a la cuenta del estratega americanista, pues este joven zaguero fue el que relevó al indisciplinado Paul Aguilar que fue separado del equipo. La afición considerada la mejor de México, se desbordó en júbilo con el anhelado tanto, que le daba la primera victoria en liguilla en años. Hasta entonces, Antonio Mohamed, director técnico del América, se decidió a adelantar líneas. Pero las pelotas que eran controladas en media cancha, no tenían buena definición adelante, pese a que ingresaron de refresco los ofensivos Rubens Sambueza y Michael Arroyo. El estratega felino Tuca Ferretti respondió a Mohamed con un movimiento de ajedrez: hizo ingresar a Guido Pizarro en la contención y sacó de la lateral derecha a Gutty para que le cediera la posición a Jesús Dueñas que, con una larga zancada, neutralizó los avances de Arroyo. Luis Mendoza, que en ocasiones anteriores había sido un amuleto del Turco, pasó inédito durante todo el juego, deambulando como alma en pena, con algunos escasos toques sobre la redonda. Al final, cuando Roberto García Orozco decretó el final, Mohamed salió de la zona técnica moviendo las manos pausadamente, pidiendo a sus pupilos calma, buscando la venganza en el Distrito Federal. No fueron reportados incidentes entre las aficiones de Tigres y Águilas.

Comentarios