Aficionados de Tigres perdonan a agresores del Monterrey

jueves, 27 de marzo de 2014
MONTERREY N.L. (apro).- Los dos aficionados de Tigres que fueron agredidos a golpes al finalizar el pasado Clásico Norteño, otorgaron hoy el perdón a los tres seguidores de Rayados que les propinaron una paliza. En rueda de prensa efectuada esta noche, el procurador Adrián de la Garza sentó en la misma mesa a los cinco jóvenes involucrados en el ataque, perpetrado en el exterior del Estadio Tecnológico el sábado 1. El funcionario explicó que, según el nuevo sistema penal acusatorio, existen métodos de conciliación mediante los cuales se acordó, en este caso, que los jóvenes acusados de lesiones fueran puestos en libertad tras otorgarles el perdón los afectados. En la sala de juntas de la PGJE, De la Garza presentó a su lado derecho a las víctimas, Cruz Cuitláhuac Alvizu Domínguez y a Manuel Avilés Alonso, y del lado contrario los agresores Ricardo de Jesús Caldera Guevara, Miguel Ángel Garza Prieto y Juan carlos Pérez Morales. Al finalizar el Clásico, en el exterior del estadio Tec, los aficionados de La Pandilla agredieron a golpes a los felinos. Alvizu Domínguez fue enviado al hospital con fractura de mandíbula. Después de la golpiza, Calderas subió fotos de los tigres agredidos a su cuenta de Facebook, lo que ocasionó protestas de los aficionados de ambos equipos. Después de esa publicación, agentes ministeriales lo detuvieron el 26 de febrero junto con sus dos acompañantes. Los tres fueron enviados a la Casa del Arraigo, donde permanecieron hasta ahora, luego que se ordenó su liberación. Los agresores quedaron en libertad, pero la Procuraduría puso una serie de condicionantes para exonerarlos por completo del ilícito, como acudir a 15 sesiones de terapia psicológica en el tema de la violencia. Durante esta rehabilitación se les impedirá que regresen a espectáculos deportivos multitudinarios y se les prohibirá el consumo de drogas y alcohol. Las Unidades de Seguimiento de Acuerdos Reparatorios supervisarán el comportamiento de los jóvenes exculpados y, si el Ministerio Público estima que incumplen con el mandato de la PGJE, puede solicitar al juez que reactive la sentencia condenatoria. De la Garza dijo que con este acto buscaba enviar un mensaje a los aficionados locales, para evitar que en Nuevo León ocurran más hechos de violencia, como los que se han registrado recientemente en partidos de futbol profesional en todo el país. “El mensaje que mandan los muchachos que están aquí es que los afectados les están dando una oportunidad a los agresores. Hay un mensaje de paz y reconciliación para sanar heridas. Le dicen a los ciudadanos de aquí que no importa al equipo que pertenezcan, todos somos ciudadanos de Nuevo León, queremos vivir en paz. En estos momentos en que la violencia se ha desatado en otros estadios, queremos decir que no cabe la violencia aquí”, dijo. Los jóvenes no hablaron durante la presentación por recomendación de sus abogados. Al finalizar la conferencia, los afectados tigres se dieron un abrazo con los golpeadores rayados.

Comentarios