Brasil lleva la angustia a los penales... y califica

sábado, 28 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Un sufrido y agobiado Brasil alcanzó los cuartos de final en una serie que debió definirse en tanda de penales luego que el partido terminó empatado (1-1) en su tiempo reglamentario y unos tiempos extras sin anotaciones. Chile, que mereció mejor suerte, pudo haber provocado el mayor fracaso para el equipo anfitrión después que Mauricio Pinilla estrelló el esférico en el larguero brasileño en el último minuto del segundo tiempo de la prórroga y con ello pudo haberse clasificado a la siguiente fase. Se trató de un partido de tan poca calidad, que hasta en los tiros de penal fue mediocre, porque Chile falló tres y Brasil dos. El estadio Mineirao, fue testigo de uno de los partidos más discretos de la Copa del Mundo. Brasil pasó a la siguiente fase con marcador global de 4-3. La escuadra brasileña contó con las atajadas de su guardameta Julio César en la tanda de penales, además de muchísima suerte, porque Gonzalo Jara impactó en el poste el quinto y decisivo cobro penal. La tensión y los nervios, sobre todo de los aficionados brasileños se mantuvieron en su máxima expresión ya que su selección fue incapaz siquiera de aprovechar el cansancio de los jugadores chilenos en las instancias finales, en un tenso y dramático partido donde los andinos desnudaron las debilidades del anfitrión. Al fin y al cabo, la mejor noticia para el angustiado pueblo brasileño fueron los aciertos desde los once pasos de David Luiz, Marcelo y Neymar, porque fallaron William y Hulk. Chile empezó su tanda con el fallo de Pinilla, cuyo remate contuvo Julio César, la figura, ya que tras el segundo cobro de los andinos detuvo el disparo de la figura Alexis Sánchez. Aránguiz acertó por Chile para poner la balanza 1-2, y tras la falla de Hulk enseguida Marcelo Díaz le dio la paridad momentánea a los visitantes. Neymar, quien cobró el quinto penal de los brasileños, sentenció desde ese momento la suerte de los chilenos, ya que enseguida Gonzalo Jara, el del autogol, estrelló su remate en el poste. Ambos equipos dejaron todo el físico sobre la cancha del Mineirao durante los 120 minutos, pero dejaron el futbol en los vestidores. para rematar, tanto Neymar como Alexis, las figuras de ambas selecciones, concluyeron acalambrados. El partido en su fase regular se caracterizó por dos graves errores de los protagonistas que marcaron el rumbo del primer tiempo: Brasil movió el tablero en el minuto 18 por el gol que el defensa Jara marcó en su propia meta al pegarle el balón en su pantorrilla. Neymar cobró un tiro de esquina y tras una peinada de Thiago Silva al segundo poste apareció Jara para anidar en su puerta el balón que disputaba con David Luiz, quien celebró como suya la anotación. Y así Brasil, que trompicaba de lo que en realidad jugaba, tomó la delantera aun sin imponer la autoridad que corresponde al anfitrión de la Copa del Mundo. Lejos de su mejor versión, la propuesta de los brasileños seguía dejando dudas en su accionar. Tanto así que Chile aprovechó un gravísimo yerro de la defensa local que Alexis Sánchez se definió al minuto 32. Todo comenzó en un mal saque por un error de Hulk, quien perdió el esférico ante el acoso de Vargas, quien entregó al delantero del Barcelona para superar al portero Julio César con un remate cruzado al ras del césped, en la primera aproximación clara de los chilenos frente al arco rival. Todo seguía como en el inicio en el estadio Mineirao, de Belo Horizonte. En adelante, las aproximaciones se sucedieron a cuenta gotas para uno y otro bando. Brasil encontró sus ocasiones de gol a través de Neymar, Fred y Hulk, quien anotó al minuto 54, pero Weeb anuló el tanto del fortachón delantero al considerar que el jugador con el sobrenombre de un super héroe de la justicia bajó el esférico con el brazo antes de la definición. Luego, al '64, Julio César salvó su meta tras un peligroso remate de Aránguiz, cuando los equipos, principalmente Chile, se exhibían exhaustos y con las intenciones de sobrellevar las acciones a los tiempos extras. El trabado partido presagiaba los turnos extras. Todavía, el portero chileno salvó su meta con un remate de Hulk en plena área chica, en el minuto 83. En un juego con enorme desgaste físico, los tiempos de prórroga transcurrieron sin anotaciones. Bajo esas condiciones, cuando las fuerzas flaquean, todavía Pinilla, en jugada de pared con Alexis Sánchez, impactó su violento remate en el travesaño. Fue la jugada que pudo torcer el curso de la historia.

Comentarios