Robben admite que simuló una falta y se disculpa

domingo, 29 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Arjen Robben, el delantero de la selección de Holanda, ofreció disculpas al admitir haber simulado una de las faltas con la que intentó engañar al árbitro portugués de un supuesto penalti cometido por el equipo mexicano. “No debería hacerlo más”. La polémica sobre el trabajo del silbante Pedro Proenca también fue avivada por el capitán del equipo mexicano, Rafael Márquez, quien reveló parte del diálogo sostenido al finalizar el juego con el propio Robben: Arjen Robben “me dijo que no era penal, que una de las (faltas) anteriores sí era”, contó Márquez, mientras que Miguel  Piojo Herrera dijo que así como México ya se va del Mundial también debería ocurrir lo mismo con el silbante portugués tras su polémico trabajo. Robben dio pie a la polémica al aceptar en declaraciones a la televisión holandesa NOS: “Quiero disculparme. Me tiré. A veces esperas que te den, pero no debería haberlo hecho. Fue estúpido”. Tras la controversia que generaron sus declaraciones, Robben salió a aclarar ante la prensa. Y aseguró que se refirió a otra acción, y no a la que el silbante marcó como penal, que cobró Klaas-Jan Huntelaar para dejar fuera del Mundial al equipo mexicano: “Una fue penalti, pero en la otra me tiré en la primera parte. No debería haberlo hecho”, dijo Robben. Precisó que sí fue penalti la acción en la que salió lesionado Héctor Moreno: “Él me golpeó en la espinilla y se lesionó...”. En cuanto a la jugada que el árbitro marcó penalti, dijo: “Sentí un toque en el momento del penal. Entiendo que el árbitro lo vio y por eso pitó. Antes del descanso también sufrí otro (penalti). El jugador de México no toca el balón y por eso me desequilibró. Antes de eso, me tiré y pido disculpas. No debería hacerlo más”. “Si conocen bien a Robben y lo estudian bien, de las 10 veces que recibe, en cinco se deja caer. Lamentablemente eso no es fair play”, acusó Rafael Márquez, aún dolido por su acción que el silbante marcó como penal. “No lo toco. Enseguida siento que piso el suelo, pero no lo toco a él”, se defendió el capitán de México. Y aseguró no entender el yerro del árbitro Proenca que terminó con la buena campaña del equipo mexicano en el Mundial: “será la presión; no lo sé. Creo que fue una mala decisión. Eso tiene que cambiar. Desafortunadamente en esta Copa del Mundo no fue una ni dos veces las que nos afectaron, pero tampoco busco pretextos”. En conferencia de prensa, Miguel Herrera fustigó aún más al silbante: “Esperamos que se vaya a su casa como nosotros”.

Comentarios