A unos minutos de la hazaña... México, fuera del Mundial

domingo, 29 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Estuvo a unos minutos de la hazaña. Había hecho un juego casi perfecto. Pero la historia futbolística no le abrió espacio a México. Quedó eliminado de Brasil, quizá sin merecerlo. Ante la peor versión de Holanda, la selección mexicana dejó escapar la posibilidad de avanzar a los cuartos de final. Dominó todo el encuentro y, a dos minutos del final, Sneijder empató. En tiempo de compensación Klass Jan Huntelaar convirtió un tiro penal que sentenció el 2-1. El sueño mundialista terminó en pesadilla. Al estilo México: una jugada a balón parado cuando el partido se extinguía abrió la puerta a la desgracia. En tiempo de compensación, el árbitro portugués Pedro Proenca señaló una falta de Rafael Márquez sobre Arjen Robben. Y no hubo rezo que hiciera el milagro. Holanda se moría de nada. Fue un equipo desdibujado que hasta el segundo tiempo puso en aprietos la portería mexicana. Los aztecas presionaron todo el encuentro, corrieron, atacaron, fueron al frente. Se notó el juego que despliega Miguel Herrera. Sus líneas bien cuidadas, paredes, llegadas que hacían sudar al arquero Jasper Cillessen. Los holandeses buscaban los pases largos, desde el medio campo, para ver si Robben o Van Persie se escapaban. A los tres minutos de la segunda mitad, Giovani dos Santos marcó un gol magistral. Sacó un disparo potente, desde fuera del área, bien colocado, imposible para Cillessen. Con el 1-0, los holandeses revivieron. Pero ahí estaba Ochoa para salvar al tricolor. Al 57 se quitó de encima un balazo de Stephan De Vrij; después, en una jugada en la que Robben se quitó a Márquez, el portero mexicano desvió con la pierna derecha el disparo del holandés. El Piojo Herrera movió sus piezas. Sacó a Dos Santos y a Oribe Peralta y metió a Javier Aquino, que tuvo sus primeros minutos en el Mundial, y a Chicharito Hernández. Ninguno hizo diferencia. Los holandeses comenzaron a llegar con todo. México ya se había replegado. Llegaban los tiros de esquina, pero ni ahí las torres holandesas podían destacar. Los mexicanos les ganaban los saltos. En cuestión de minutos México se desmoronó. El gol de Sneijder fue una puñalada en el corazón. Un obús desde los linderos del área, sin marca. Recibió un pase retrasado y fusiló a Ochoa. Un disparo que nadie podría parar. Ya sobre la hora, Robben se tiró un clavado a un intento de Márquez por querer quitarle el balón y el árbitro marcó un penal inexistente. Y Huntelaar, que entró de cambio al 76, no tuvo piedad. Cobró perfecto. Los cuartos de final se le diluyeron a los mexicanos como agua entre los dedos. En veinte años, nunca un representativo nacional estuvo tan cerca de calificar al quinto partido. Como bien adelantó Miguel Herrera: no hay secretos ni misterios: los triunfos y las derrotas son responsabilidad única de los once que están en el campo, y del entrenador en turno. Alineación México: Guillermo Ochoa, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido, Rafael Márquez, Héctor Herrera, Miguel Layún, Giovani dos Santos, Héctor Moreno, Andrés Guardado, Oribe Peralta y Paul Aguilar Cambios: Diego Reyes por Moreno, Javier Aquino por dos Santos y Javier Hernández por Peralta. Alineación Holanda: Jasper Cillessen, Ron Vlaar, Stephan De Vrij, Blind, Nigel De Jong, Robin Van Persie, Wesley Sneijder, Verhaegh, Dirk Kuyt, Arjen Robben y Wijnaldum Cambios: Bruno Martins por De Jong, Memphis Depay por Verhaegh y Klaas Has Huntelaar por Van Persie.

Comentarios