Huelga en metro de Sao Paulo ensombrece el Mundial

domingo, 8 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- A cuatro días del inicio del Mundial Brasil 2014, trabajadores del metro de Sao Paulo amenazan con extender la huelga hasta la inauguración que se realizará en esa ciudad. En este contexto, la presidenta Dilma Rousseff acusó una “campaña sistemática” contra su gobierno y el evento futbolístico. La huelga –que pretende un incremento salarial del 12.2%– entró en su tercer día consecutivo ayer sábado, cuando el número de usuarios es considerablemente inferior al flujo en la semana de unos 4.5 millones. Rogerio Malaquías, vocero del sindicato de “metroviarios”, dijo a la AFP que el movimiento continuará y puede que llegue hasta la Copa del Mundo, lo cual perturbaría el evento. Tres de las cinco líneas del metro de Sao Paulo –ciudad con 20 millones de habitantes– operaban parcialmente y 34 de 65 estaciones están abiertas. No obstante, según la AFP, el Tribunal Regional del Trabajo de Sao Paulo celebró una audiencia este domingo para decidir si la huelga que afecta desde el jueves a la red es abusiva o perfectamente legal. El Tribunal determinó que el movimiento es ilegal y “abusivo” al no respetar la decisión fijada anteriormente, que obligaba a los trabajadores a garantizar la circulación al cien por cien en los horarios de máxima afluencia y al 70 % en las demás franjas horarias, de acuerdo con EFE. Los huelguistas advirtieron que podrían mantener el paro incluso durante el Mundial en caso de no obtener las mejoras salariales que demandan. El viernes pasado rechazaron un ofrecimiento de 9.5% del gobierno del estado de Sao Paulo. Si la advertencia de los trabajadores se hace realidad, se vería afectado el acceso al Arena Corinthians, donde se llevará a cabo el partido inaugural el próximo jueves, pues el lugar fue especialmente diseñado para que los hinchas lleguen en metro. El duelo Brasil-Croacia dará inicio a la fiesta mundialista y reunirá a aproximadamente 65 mil espectadores, además de contar con la presencia de la presidenta Dilma Rousseff y de otros 11 jefes de Estado, detalló AFP.