Dramática calificación de Argentina... en tiempos extras

martes, 1 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Los tres últimos minutos del partido, Suiza jugó sin portero. Argentina ganaba 1-0 con gol agónico de Ángel Di María, tan angustioso que cayó al minuto 118, en el ocaso del segundo tiempo extra. Y entonces, con la ventaja albiceleste, se vivieron los segundos más dramáticos de la Copa del Mundo, porque los suizos sacaron piernas del corazón. Con el tiempo consumido. Minuto 120. El arquero suizo Benaglio, que dio un gran partido, se fue a rematar y conectó de tijera el cobro de un tiro libre. Lo hizo tan mal que el esférico se escurrió por el extremo derecho. Minuto 121. Tiro de esquina. Benaglio seguía en el área. El centro fue tan bueno que dejó solo, solísimo, a Blerim Dzemaile quien tenía el arco a su disposición. Ni su sombra le estorbaba. El suizo acomodó el cuerpo giró levemente la cabeza, conectó el esférico y cuando los suizos cantaban el gol, el balón se impactó en el poste, regresó a las piernas de Dzemaile que no esperó esa devolución y el esférico se perdió, en el rebote, caprichoso, por la línea de meta. Pero Suiza no plegó banderas. Siguió sin portero. Era ya el minuto 123. Dí María, esta vez mejor que Messi, robó el esférico desde su cancha y ensayó un tiro con la portería desierta. El balón apenas salió desviado. Vino el contrataque suizo. Al minuto 124 el árbitro le regaló una falta a la entrada del área argentina, por el centro, al habilidoso Xerdan Shaqiri. Con esa jugada terminaría el duelo. Los argentinos tenían la boca seca. Los que estaban en la banca rezaban. El tiro del astro europeo se estrelló en la barrera. Benaglio, que se había convertido de portero en delantero, se rindió. Argentina que jugó peor que sus anteriores partidos, angustiado, había resuelto el duelo, cuando Basanta robó un esférico a media cancha y por primera vez tomaron desordenada a la zaga suiza. el balón lo recibió Messi, maestro en el campo abierto, condujo hasta la entrada del área y en el momento oportuno puso el regalo a Dí María quien entraba por la banda derecha. Solo, sin marca, acomodó el perfil y tocó el esférico para gol. El propio Benaglio había salvado su meta al sacar un remate al ángulo de Di María en el minuto 118. El juego Luego de una primera parte en que las aproximaciones más claras de gol correspondieron al esforzado equipo suizo, Argentina ofrecido una mejor segunda parte. Y al igual que los suizos, el equipo de Lionel Messi también encontró dos magníficas ocasiones de anotar, pero en ambas oportunidades el portero Benaglio se erigió en la figura para mantener inviolable su meta. Al minuto 27, el guardameta Sergio Romero rechazó el remate de Granit Xhaka tras un servicio de Shaqiri en la primera gran llegada de los suizos a la meta argentina. Aunque Argentina tuvo el control del juego, de nueva cuenta Suiza dispuso de otra gran ocasión de anotar al minuto 38, solo que Josip Drmic cometió el error de entregar tibiamente el esférico a las manos del guardameta. El panorama para los argentinos cambió radicalmente en el complemento, cuando los arrestos físicos parecieron abandonar a un equipo suizo que salió de luto, ya que el hermano mayor de su seleccionador Winfried Hitzfeld falleció en vísperas del trascendental juego. Benaglio fue determinante para que Argentina no anotara en el periodo reglamentario al detener los remates de Rojo e Higuaín a los minutos 58 y 62, en ese orden. Ahora Argentina espera en cuartos de final al ganador del duelo Bélgica-Estados Unidos.