Marco Antonio Rodríguez dice adiós al arbitraje

miércoles, 16 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El polémico silbante Marco Antonio Rodríguez, Chiquidrácula, anunció su retiro después de cumplir en Brasil 2014 su tercer ciclo mundialista de forma consecutiva. “Me voy tranquilo porque me voy como lo pensé: como Marco Rodríguez”, aseguró en la conferencia de prensa a la que convocó para hacer oficial su despedida del arbitraje, luego de 25 años de carrera. Rodríguez, quien también pitó los mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, consideró que después de su participación en Brasil ha llegado el momento de cerrar su capítulo. Sin embargo, el exárbitro contempla ahora la posibilidad de poner en práctica su título de entrenador de futbol, o al menos incursionar como instructor de arbitraje. “Evalué y lo platiqué con mi familia la decisión. Principalmente mi corazón está satisfecho por todo lo que he tenido la oportunidad de vivir, de aprender y desarrollarme como profesional, con la cultura de todas las naciones que me permitió vivir y aprender con ellos. “Todo en la vida tiene un tiempo, un principio y un final y he tomado la determinación con convicción, alegría y paz en mi corazón de cerrar mi ciclo como árbitro en activo”, dijo. En la conferencia efectuada en el Centro de Alto Rendimiento, el ahora exsilbante comentó también su encuentro con el comediante Carlos Espejel, mejor conocido como Chiquidrácula. Fue, dijo, “una charla muy amena... y sienten mello”, comentó entre risas. Marco Antonio, de 40 años, también dirigió la Copa Mundial Sub-17 en el 2011, la Copa América 2004, la Copa Mundial Sub-17 en el 2005, así como la final de ida de la Concacaf Liga de Campeones en 2009. Acaso su error más notorio en el reciente Mundial fue no haber visto el pasaje que causó el mayor escándalo en Brasil 2014: el mordisco del delantero uruguayo Luis Suárez al defensa italiano Giorgio Chiellini, en juego de la fase de grupos.

Comentarios