Dan el último adiós a Alfredo Di Stéfano, "La Saeta Rubia"

lunes, 7 de julio de 2014
MÉXICO, D. F. (apro).- Alfredo Di Stéfano, considerado uno de los mejores jugadores del mundo, murió hoy a los 88 años de una crisis cardiaca en el Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. De origen argentino, Di Stéfano sufrió un paro cardiaco el sábado anterior en una calle cercana al estadio Santiago Bernabéu, sede del Real Madrid, del que era su presidente de honor. La eterna gloria del Real Madrid dejó una marca de 789 goles y mil 90 juegos entre 1943 y 1966. Tuvo un paso brillante en los equipos River, Boca Juniors y el conjunto merengue, donde salió campeón. La Saeta Rubia, como también se le conoció, ganó 15 títulos en 11 temporadas con el Real Madrid, con el que escribió su época más brillante. Con este equipo, al que llegó procedente de Millonarios de Colombia, anotó 418 goles en 519 juegos. Di Stéfano es el único entrenador que hizo campeón a los dos principales clubes de Argentina, River Plate y Boca Juniors. Con este último conquistó dos títulos. “Hoy es un día que nunca pensamos que podría llegar. De tristeza absoluta para el madridismo y me atrevo a decir para el mundo del futbol. Nos ha dejado el jugador más grande de la historia del Madrid y el mejor jugador de todos los tiempos. Aquel futbolista que se puso la camiseta blanca un 23 de septiembre de 1953 en este estadio nos ha dejado, aunque su leyenda sobrevivirá eternamente”, dijo en conferencia de prensa el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Sin poder contener las lágrimas, Pérez destacó que “Alfredo cambió la historia de este club y del futbol. Él ayudó a transformar el Real Madrid y lo convirtió en la institución que es hoy en día. Di Stéfano es el Real Madrid. Cambió el destino de esta institución. Cuando más dificultades atravesaba el país Alfredo y sus compañeros fueron los que crearon la ilusión en los ciudadanos españoles. “Y junto a Santiago Bernabéu fabricó un club cuya admiración perdura en todos los continentes, con su talento y su enorme capacidad de sacrificio. Hasta en su últimas horas, Alfredo se acordaba de sus compañeros cuando le recordaban sus éxitos”, prosiguió el directivo.

Comentarios