Reportan disturbios en Brasil tras la derrota

martes, 8 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Conatos de disturbios, caos vial, actos de vandalismo, así como quemas de banderas y autobuses se han reportado en las calles de las principales ciudades de Brasil tras la histórica goleada que le encajara la selección de Alemania en el Mundial. Diversos medios que dan cobertura a la Copa del Mundo informan sobre quema de banderas del país anfitrión, y en las redes sociales circulan imágenes del momento en que un grupo de aficionados prende fuego a la bandera brasileña. En el Fan Fest de Recife, donde se reúnen los seguidores para presenciar el Mundial a través de una pantalla gigante, la policía local lanzó gas lacrimógeno para apaciguar a los molestos aficionados. El saldo arrojó personas lastimadas por la confusión generada, además de varios aficionados en pánico, de acuerdo con los reportes. Asimismo, en Río de Janeiro aproximadamente 4 mil aficionados abandonaron el Fan Fest mucho antes de la finalización del juego. Helicópteros sobrevuelan la ciudad así como los principales puntos turísticos ante el riesgo de incidentes. En la primera media hora del juego, Brasil recibió cinco goles. El resultado, por demás inesperado, impactó negativamente en el ánimo de los pobladores brasileños. En las calles de Sao Paulo también se registraron una serie de desmanes. Los aficionados salieron a las avenidas de la ciudad a quemar las banderas de su equipo, de acuerdo a RT Actualidad. Además, en Sao Paulo fue reportado el saqueo a un local de productos electrodomésticos y el incendio de varios autobuses. La policía precisó que estos actos se registraron al anochecer, después de la derrota del equipo brasileño. El diario local Folha de Sao Paulo informó que no hubo detenidos. El tremendo impacto que produjo la goleada a la selección brasileña también pegó en el ánimo de la presidenta del país, Dilma Rousseff, quien dijo sentirse “muy, muy triste con la derrota”, así como todos los brasileños. “Lo siento inmensamente por todos nosotros, hinchas, y por nuestros jugadores”, escribió Roussef en su cuenta Twitter. Apenas el lunes 7, y luego de confirmar su presencia en la final del próximo domingo, la presidenta brasileña expresó su confianza en la selección que entrena Luiz Felipe Scolari: “Voy a entregar la copa el domingo, y hago fuerza para que sea para Brasil”.

Comentarios