Buscan sanción mínima por dopaje de Julio César Nava

martes, 3 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La defensa del futbolista Julio César Nava, de Jaguares de Chiapas, quien dio positivo en un control antidopaje realizado en noviembre, intentará que el jugador reciba la mínima sanción en virtud de que no es responsable directo de la presencia de betametasona en su cuerpo. El portal www.mediotiempo.com reveló que en cualquier momento la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) dará a conocer su fallo y que es inevitable la sanción a Nava, en virtud de que el Código Mundial Antidopaje dicta que el deportista es responsable de la presencia de cualquier sustancia prohibida en su cuerpo aunque existen atenuantes, como en esta situación, en la que la negligencia de un médico ocasionó que el futbolista diera positivo. “El dopaje del uruguayo Darío Rodríguez en 2013 fue una referencia utilizada por la defensa de Nava ante la Disciplinaria, ya que el jugador charrúa también dio positivo por betametasona en un incidente donde igualmente fueron los médicos del club Peñarol quienes suministraron la sustancia sin cumplir con los protocolos adecuados. “Por ello, mientras Rodríguez fue suspendido 60 días, el jefe médico del equipo uruguayo recibió una sanción de dos años, mientras que para otro doctor fue de 18 meses, así como de tres años para el kinesiólogo”, publicó Medio Tiempo. En el caso de Nava, el doctor Ariel Rojas le inyectó betametasona, un esteroide del grupo de los glucocorticoides que sirve para desinflamar. Él, a su vez, informó de lo anterior al responsable médico del equipo, Juan Manuel Mejía, quien incumplió con el protocolo a seguir que marca el Código Mundial Antidopaje. De acuerdo con el documento, una sustancia prohibida puede ser utilizada con fines médicos, pero debe llenarse un formato y avisar con toda oportunidad la cantidad que se suministrará al deportista y por cuánto tiempo para solicitar un therapeutic use exemption (TUE) ante la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). La sanción que se le imponga a Julio César Nava será retroactiva, es decir, desde el momento en que el futbolista fue notificado y, por ende, suspendido para jugar, lo que se contará para el cumplimiento del castigo que se le imponga. Sin embargo, Nava fue notificado entre el 26 y 27 de diciembre, lo que significa que para estas fechas, cuando todavía no se conoce su sanción, ya se cumplieron esos dos meses. Nava no apeló la inhabilitación temporal para que el castigo cuente desde el día en que fue notificado. “La tardanza de la notificación fue uno de los temas alegados, factor que demoró la resolución en la Disciplinaria. El dopaje ocurrió el 1 de noviembre durante la Jornada 15 del Apertura 2014, cuando Jaguares recibió a Cruz Azul. Sin embargo, Nava fue notificado casi dos meses después, mismos que tendrían al futbolista ya con cuatro meses cumplidos de sanción, y no dos. “El argumento dado por la Conade para entregar con tal atraso el control de Nava fue que los Juegos Centroamericanos provocaron que su laboratorio, certificado ante la WADA, se saturara de exámenes”, publicó el portal de información deportiva. Julio César Nava podría ser castigado hasta por un año por la negligencia de los médicos del club Jaguares.  

Comentarios