El #MondayNight para los Raiders; ganan 27-20 a los Texanos

lunes, 21 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un duelo de volteretas, los Raiders de Oakland derrotaron 27-20 a los Texanos de Houston en el partido de Monday Night Football de la NFL, disputado esta noche en el estadio Azteca de la Ciudad de México. Los Texanos se pusieron al frente 0-3 en su primera serie ofensiva con un gol de campo de Nick Novack de 32 yardas. Pero en el segundo cuarto, los Raiders respondieron con un touchdown (7-3). Un pase de 17 yardas de Dereck Carr para Jalen Richards en tercera oportunidad. En ese mismo periodo, los Raiders –que jugaron como locales- anotaron un gol de campo de 19 yardas que conectó Sebastian Janikowski (10-3). Y el equipo de Houston, no se quedó atrás y consiguió otros siete puntos antes de ir al medio tiempo en pase de Brock Osweiler a Braxton Miller para empatar 10-10 el encuentro. En el tercer cuarto, los Texanos recuperaron la ventaja. Un acarreo de una yarda de Lamar Miller los puso adelante 17-10. Pero Janikowski acercó al equipo de Oakland 17-13. Para el último periodo, Novack le dio otros tres puntos a Houston (20-13), pero los Raiders empataron (20-20) con un larguísimo pase de 75 yardas de Carr para Jamize Olawale. Los Raiders, líderes de la división oeste de la Conferencia Americana, con menos de cinco minutos en el reloj, anotaron de siete por tercera ocasión con otro pase de Dereck Carr, ahora para Amari Cooper. Antes de la anotación de Raiders, en la revisión de una jugada, los árbitros le quitaron un primero y diez a los Texanos de Houston que cortó el avance de la serie ofensiva. Durante los despejes y goles de campo de ambos equipos, los asistentes al juego de Monday Night Football soltaron el grito de “eh, puto” que lanzan en los partidos de futbol de la liga local y de la selección nacional. Además, durante el segundo cuarto utilizaron rayos laser verdes para apuntar al quarterback de los Texanos de Houston, Brock Osweile, y del corredor Akeem Hunt durante algunos acarreos. En la transmisión del partido a través de la cadena ESPN en México, los comentaristas dieron a conocer que el personal de seguridad de la NFL estaba al tanto del asunto e investigaba con el fin de que el culpable fuera identificado y removido del estadio. El diario estadunidense USA Today publicó en su portal que en 2014, en un juego entre los Leones de Detroit y los Bills de Buffalo también hubo personas que utilizaron rayos laser verdes para apuntar a los jugadores. “En aquel entonces, un especialista en oftalmología, el Dr. Robert Josephberg, dijo a USA TODAY Sports que ese tipo de rayo láser son poderosas armas que pueden causar daños muy severos y ceguera. Los láser verdes son alrededor de 500 veces más potentes que un puntero láser rojo típico que puede ser utilizado en una clase”. El mismo diario publicó que los aficionados, sobre todo de los Raiders, le gritaron “puto” al pateador de los Texanos, Nick Novack, lo cual describieron como “homofóbico”. En la nota se destacan las cinco ocasiones que en 11 meses la FIFA ha multado a la Federación Mexicana de Futbol porque considera ofensivo el grito. Este partido significó el regreso de la NFL a un estadio de México.

Comentarios