Conade espera suspensión de Laboratorio de Dopaje por caso de Paola Pliego

miércoles, 9 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de que la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) no apeló la decisión de la Federación Internacional de Esgrima (FIE) de exonerar a la mexicana Paola Pliego por el falso positivo que la marginó de los Juegos Olímpicos, está pendiente la notificación de ese organismo sobre cómo procederá contra el Laboratorio Nacional de Prevención y Control de Dopaje que opera la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). De acuerdo con los protocolos de la WADA, el falso positivo debe traducirse en una suspensión hasta que el laboratorio demuestre que es capaz de realizar controles antidopaje certeros que permitan distinguir entre las moléculas de ciertas sustancias que se parecen. En el caso de la esgrimista Paola Pliego, tuvo un Resultado Analítico Adverso (RAA) por modafinil, un estimulante cuya presencia se confirmó en la apertura de la muestra “B”. No obstante, la orina de la atleta después fue analizada en el Laboratorio de Colonia, Alemania, donde se concluyó que en el Laboratorio de México se confundió la molécula del modafinil con la de un antihistamínico. Amén de que en los próximos días Pliego y sus abogados –Ricardo de Buen y Paul Greene– anunciarán qué acciones legales tomarán por el daño causado a la deportista al no poder participar en Río 2016, el Comité Científico de la WADA deberá pronunciarse sobre la explicación que dieron quienes operan el Laboratorio para justificar el falso positivo. Otros laboratorios acreditados por la WADA han sido suspendidos anteriormente por falsos positivos: Beijing, Río de Janeiro, Madrid y Bloemfontein (Sudáfrica). Estos dos últimos siguen sin operar, lo cual significa que no pueden analizar muestras. De acuerdo con esos casos, la WADA suspenderá el Laboratorio de México por un periodo indeterminado hasta que sea capaz de cambiar el procedimiento de análisis para detectar, sin lugar a dudas, el modafinil. Además, habrá un periodo de pruebas en el que la WADA le enviara “muestras ciegas” para ser analizadas. Si el laboratorio demuestra que puede hacerlo, tendrá permiso para volver a operar. Mientras eso sucede, no podrá prestar servicio a sus clientes, por ejemplo a la Liga MX, a la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y a la Conmebol, en el caso de que los clubes mexicanos sigan jugando en la Copa Libertadores que arranca en febrero. Asimismo, tampoco podrá realizar controles antidopaje a los integrantes de preselecciones y selecciones nacionales que participarán en competencias internacionales, al menos durante el primer semestre de 2017. En cuanto al juicio por el daño causado a Paola Pliego, la atleta puede demandar al Laboratorio de la Conade ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS). Si así ocurre, la Conade cuenta con una póliza internacional de la aseguradora Zurich –por la cual paga alrededor de un millón de pesos al año– que se hará cargo de la responsabilidad civil. El falso positivo le garantiza a Paola Pliego una indemnización económica.