Funcionarios del gobierno ruso participaron en dopaje 'institucional” de atletas, dice NYT

miércoles, 28 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Autoridades rusas reconocieron que funcionarios del gobierno ejecutaron una de las mayores conspiraciones en la historia del deporte: una operación de dopaje de gran alcance que implicó a decenas de atletas rusos y ensució no sólo los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, sino en general, el movimiento olímpico. Durante varios días de entrevistas con periodistas de The New York Times, los funcionarios, entre ellos Anna Antseliovich, directora general de la Agencia Nacional Antidopaje de Rusia (RUSADA), aseguraron que ya no negarán los hechos condenatorios que dan cuenta de un programa de dopaje institucional sin precedentes. Sin embargo, Antseliovich subrayó que “los altos funcionarios del gobierno” no estaban involucrados. Es decir, niegan la acusación de que el programa de dopaje fue patrocinado por el Estado. Ellos definen al Estado ruso como el presidente Vladimir Putin y sus asociados más cercanos. La RUSADA aseguró en un comunicado que las palabras de Antseliovich fueron “distorsionadas” y “sacadas de contexto” y negó que hayan admitido una trama de dopaje masivo en el sistema deportivo de ese país. “Queremos subrayar que la RUSADA no tiene y no podría haber tenido la autoridad para admitir o negar este hecho (de una conspiración institucional). La Comisión Investigadora de la Federación Rusa está analizando el asunto. Todos los deportistas acusados tienen el derecho indiscutible a objetar la acusación”, añadió. De acuerdo con las revelaciones, el director del Laboratorio Antidopaje de Rusia, Grigory Rodchenkov, manipuló muestras de orina en los Juegos Olímpicos y proporcionó cocteles de drogas para mejorar el rendimiento. “Miembros del Servicio Federal de Seguridad, sucesor de la K.G.B., rompieron botellas de muestras que contenían orina. Y un viceministro de deportes durante años ordenó encubrir el uso de sustancias prohibidas por parte de los mejores atletas”, publicó The New York Times. El informe muestra el alcance del dopaje ruso: Mil atletas de 30 deportes. Desde que se destapó el escándalo, un par de meses antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016 --lo cual motivó que el atletismo ruso fuera vetado de esta justa--, funcionarios deportivos rusos negaron vehementemente la existencia de la operación de dopaje a pesar de una detallada confesión del doctor Grigory Rodchenkov, en un artículo de The New York Times de mayo pasado, confirmado posteriormente por los reguladores antidopaje globales. Un investigador de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), Richard McLaren, publicó pruebas más amplias este mes, lo que llevó al Comité Olímpico Internacional (COI) a abrir procedimientos disciplinarios contra decenas de atletas rusos adicionales. “El drástico cambio en el tono de Rusia puede estar motivado por el deseo de reconciliarse con los reguladores, quienes han estipulado que la nación acepte los resultados de la reciente investigación antes de que el país sea recertificado para realizar controles antidopaje y pueda ser, otra vez, anfitrión de competiciones olímpicas”. Vitaly Smirnov, de 81 años, un alto funcionario deportivo cuya carrera data de la era soviética y que fue nombrado en 2016 por Putin para reformar el sistema antidopaje de la nación, dijo que no conoce a la mayoría de las personas implicadas en el informe de McLaren -haciendo hincapié en que habían sido despedidos como resultado de la investigación- ni sabe dónde están. “Desde mi punto de vista, como exministro de deportes y presidente del Comité Olímpico Ruso, cometimos muchos errores”, señaló. Richard McLaren declaró que está complacido por que los funcionarios rusos ya no apelarán sus conclusiones, lo que sugiere que pretenden detener las investigaciones adicionales. “Es el control de daños”, aseguró.

Comentarios